2015-09-30 16:09 FC Barcelona Por: Administrador

La gran mentira de los viajes del Barça



Joan Tubau

Explica hoy El Confidencial que el propio Luis Enrique es quien ha tomado la decisión de vetar la presencia de periodistas en los aviones que utiliza la primera plantilla del Barça a raíz de unas imágenes que fueron hechas públicas sin su consentimiento de su familia en un desplazamiento con el equipo. Eso molestó a Luis Enrique, pero no es la única razón. El técnico se siente acosado por un amplio sector de la prensa que le tiene ganas, especialmente en Madrid. Y sabe que cualquier cosa que pase en el avión o durante un desplazamiento puede ser utilizada en su contra quedando la información al criterio de quien quiera interpretar las imágenes.



Luis Enrique está muy quemado en este sentido. Han aparecido imágenes en programas que emiten desde Madrid en las que se intentaba vender a los jugadores "felices y contentos" después de una derrota. O el caso contrario, un exceso de alegría por una victoria servía para cuestionar la profesionalidad de sus futbolistas. Luis Enrique ha entendido que los jugadores y el cuerpo técnico viajarán más tranquilos sin la presencia de incómodos notarios de la actualidad dispuestos a interpretar cualquier cosa que pueda quedar registrada.

Según explica El Confidencial, la versión oficial del club -la mentira- es que 80 aficionados puedan viajar con el equipo cuando en realidad no llega ni a la mitad el número de barcelonistas que se desplazan con el Barça a partidos "normales" en los que no hay nada especial en juego. De hecho, en desplazamientos como el último de Vigo apenas generan interés entre los aficionados viajeros. De esta manera el club aleja a los jugadores de los aficionados, aunque venda la idea contraria. Las cámaras no podrán trasladar a su audiencia la llegada del equipo a los aeropuertos, ya que los profesionales viajarán en otros medios. Y mientras tanto, los aficionados que tengan el "honor" de viajar con los jugadores apenas los podrán ver. No se les permite el acceso a la parte delantera del avión, en donde viajan ellos. Tampoco pueden coincidir en la entrada y la salida porque la expedición barcelonista lo hace por puertas diferentes. Y el problema seguirá persistiendo porque las grabaciones a través de móvil para hacerlas llegar a los medios de comunicación estarán a la orden del día.

En una reunión mantenida por el área de comunicación del club con una representación de los medios de información los periodistas censuraron a los representantes del club el último desplazamiento a Tblisi, cuando el club cobró a cada periodista acreditado 1.900 euros por el viaje a pesar de que el Sevilla cobró a los suyos 1.200, incluyendo los tres días previos del equipo sevillista en Grecia. Los periodistas han recordado al club que a Tiblisi se desplazaron 11 seguidores del Barça. Y que en la última salida europea a Roma viajaron 150 de las 2.500 plazas asignadas por el club local, trasladándose con el primer equipo únicamente 30.




Deja tu Comentario