2012-04-16 16:04 FC Barcelona Por: Administrador

La hipocresía del Real Madrid roza el ridículo



Cristiano Ronaldo parece rendirse en su carrera por obtener el pichichi en la Liga española. En este momento está empatado con Messi en la cabeza de la clasificación de goleadores gracias a la ventaja que los árbitros le han concedido al Real Madrid sobre el Barcelona. Mientras él ha marcado 11 goles de penalti, Messi se ha quedado en 6. Es decir, que sin penaltis Messi tendría 35 goles y él 30. Esos son los goles de verdad. Esa es la gran verdad. Pero como ve que no consigue distanciarse del árgentino, el entorno mediático afín presiona a los árbitros para que le echen una manita -más todavía- y le ayuden a desnivelar el equilibrio que existe con Messi, aunque éste haya marcado muchos goles más que el portugués en la suma de todas las competiciones. Es la única manera que el portugués tiene de superar a Messi, a base de penaltis. Por cierto que Messi lleva más de 500 días sin que se le señale un penalti a favor en la Liga española. Curioso que al mejor jugador de la historia del fútbol nadie le haga penalti cuando juega en España. Curioso y sospechoso.

Así se escribe la historia de los lamentos del Real Madrid. Pero no acaba ahi la cosa. Parece ser que el Real Madrid denunciará ante la Federación el supuesto trato de favor que recibe el Barcelona de los árbitros. Y pone como ejemplo el partido jugado en el campo del Levante, en donde el árbitro vio unas manos en el área del Barça y no otras parecidas en el área del Levante, donde el árbitro no vio un claro empujón a Iniesta dentro del área y donde el árbitro no se atrevió a expulsar a Botelho al principio de la segunda parte, no fuera a ser que el Barça se viera favorecido. Sorprende que el Real Madrid, al que le han señalado 11 penaltis a favor y 1 en contra, pueda quejarse de los árbitros y no recuerde los dos penaltis que no le pitaron al Barça en Valencia, el gol mal anulado en Getafe, el gol marcado en Pamplona por Osasuna en fuera de juego, la mano flagrante en Cornellà dentro del área que no se señaló, o las manos de Higuaín en el área no pitadas en Valencia, la no expulsión de Ramos y sus manos en el área en Vallecas, los dos penaltis de Arbeloa en Villarreal, la falta fuera del área ante el Getafe que se pitó dentro, la mano de Pepe en el área ante el Getafe, etc, etc.



Queda claro que el Madrid no tiene el más mínimo motivo para quejarse, pero echa mano de su habitual hipocresía desde que Mourinho dirige el club para "preparar" el partido del Camp Nou y obtener un trato de favor del colegiado. Se les ve venir de lejos, ya no engañan a nadie. Recurren a lo que haga falta en los despachos cuando saben que en el terreno de juego son claramente inferiores.


Deja tu Comentario