2016-02-03 22:02 Real Madrid Por: Administrador

La historia de siempre: penalti y expulsión



Los árbitros no se cortan. También ayudan al Barça incluso en los días en que no le hace falta. Con 3-0 en el marcador y en la última jugada de la primera mitad, Iglesias Villanueva decidió que el Barça se ahorrara el partido de vuelta volviendo a cargarse el partido por penalti y expulsión. Messi encaraba a portería y Mustafi, que acabó viendo la roja por presuntamente hacer penalti, le rebañó el esférico al argentino e impidió su remate. El árbitro señaló la pena máxima para asombro de todos, y castigó de manera excesiva la acción con una expulsión inmerecida, que no es la primera que pasa en un partido donde juega el Barça. Como los penaltis que no son se suelen fallar, Neymar lo envió al palo. Pero el daño ya estaba hecho y en la segunda parte el Barça aprovechó la superioridad para poner tierra de por medio.

Penalti y expulsión, lo normal en el Camp Nou

El Barça no puede quejarse de las ayudas arbitrales. Pitar un penalti ya es demasiado para el equipo rival, pero dejarle con diez en la misma acción pasa los límites. No hay duda de cuando la acción es clara, se debe aplicar el reglamento, pero cuando se han repetido en el Camp Nou este tipo de jugada, han dejado muchas dudas. La primera fue contra el Athletic Club. Al minuto dos el partido se acabó. Iraizoz cometió penalti a Suárez, con el uruguayo lejos aún de la portería y desplazado hacia un lado por el regate al portero. El árbitro no dudó en enseñar la roja. Y hoy, la misma historia, solo que esta vez no tendría que haber ninguna discusión posible, ya que no hay penalti de Mustafi a Messi. Los árbitros siguen allanando el camino del Barça, tanto en Copa como en Liga.

Deja tu Comentario