2015-11-22 17:11 FC Barcelona Por: Administrador

La imagen que deja retratado a Rafa Benítez



Cuatro jugadores en la línea defensiva. Y cuatro jugadores en la línea atacante, al borde del área del Barcelona y esperando el balón para crear peligro. ¿Y entre ambas líneas? ¿Qué sucedió en el centro del campo del Real Madrid?   Sencillamente que se hundió ante la superioridad en número de los jugadores que concentró allí Luis Enrique. Con James incorporado al ataque, la tarea de enlazar los balones desde la defensa a la línea atacante quedó reducida a Kross y Modric y ambos se fundieron ante la presión a la que les sometían Busquets, Iniesta, Rakitic y Sergi Roberto, siempre en superioridad numérica y con todo a favor para recuperar el balón cuando lo perdían ejerciendo una presión agobiante.   A Benítez se le fue el partido por el centro del campo. Luis Enrique le ganó la partida. Seguramente si hubiera sido fiel a sus ideas y hubiera colocado a Casemiro en lugar de James, que era lo que él quería, las fuerzas habrían estado más niveladas en el centro del campo. Pero las presiones le llegaron a Benítez por todas partes. Desde arriba y desde abajo. Y acabó claudicando... y muriendo siéndole infiel a sus propias ideas.

Deja tu Comentario