2011-03-03 12:03 FC Barcelona Por: Administrador

La jornada maratoniana de David Villa



La jornada maratoniana de David Villa empezó el martes. Una vez finalizado el entrenamiento matinal con sus compañeros, el ‘Guaje’ cogió el avión y aterrizó por la tarde en el aeropuerto de Avilés. Se dirigió a su casa de La Felguera para, posteriormente, ir a cenar con el ex presidente blaugrana, Joan Laporta, según explicó luego el propio Laporta.

Descansó de la mejor forma posible, en su casa y con su familia, ya que al día siguiente le esperaba uno de los días más ajetreados de su vida.

A primera hora del miércoles acudió al Juzgado de primera instancia de Avilés, donde estaba programado un juicio con el que fuera su amigo y representante, José Luis Tamargo, quien le reclama una indemnización de 6 millones de euros por incumplimiento de contrato.



El acto fue de máxima tensión. El asturiano lo pasó realmente mal, hasta el punto que se vio obligado a abandonar la sesión durante la declaración de su ex agente, cuando este le recordó determinados acontecimientos del pasado que acabaron por superar al futbolista. A la salida del juicio, David Villa no quiso hacer declaraciones, pero se le vio afectado por lo vivido en el interior de la sala.

El ‘Guaje’ recorrió 14 kilómetros para subir a un aerotaxi contratado por el FC Barcelona, con el objetivo de desplazarse a Valencia lo antes posible. El avión privado que le contrató el club le permitió llegar a las dos de la tarde al hotel de concentración del Barça en Valencia, sólo dos horas después de que lo hicieran sus compañeros, e incluso comió con la expedición.

Una vez allí se relajó en el hotel, y sólo el asturiano sabe si pudo hacer la siesta que acostumbran a realizar los jugadores antes de un partido. Los nervios acumulados, y los que aún le esperaban por llegar, hacían mella en el jugador asturiano.

Llegó la hora del partido. Las emociones vividas durante las 5 temporadas como jugador valencianista se le vinieron de nuevo a la cabeza. Villa fue aplaudido cuando pisó el césped de Mestalla, la mascota del Valencia le abrazó recordando viejos tiempo y en las gradas se pudieron leer pancartas de bienvenida.

La noche acabó de la mejor manera posible para el asturiano. El Barcelona se impuso al Valencia, logrando una victoria importantísima  que acerca al equipo de Pep Guardiola a revalidar el campeonato liguero a la vez que consigue establecer un nuevo récord.

Al final del partido Villa reconoció en la zona mixta sentirse feliz tras un día tan ajetreado: “Estoy muy contento porque la gente me transmite mucho cariño. Sólo tengo palabras de agradecimiento para ellos y por ellos, por todo lo que me dan en el día a día"

La expedición azulgrana llegó de madrugada al aeropuerto de El Prat, con un Villa agotado, tras vivir uno de los días más intensos de su vida que seguro no olvidará.




Deja tu Comentario