2014-06-18 12:06 FC Barcelona Por: Administrador

La junta de Bartomeu es un nido de avispas



Pedro Riaño
 
La junta directiva de Josep Maria Bartomeu es un nido de avispas en el que revolotean directivos con diferentes percepciones sobre cómo deben de hacerse las cosas. Las relaciones entre ellos confirman el estado de provisionalidad en el que vive esta junta a la espera de que los resultados legitimen su posición precaria ante los socios. El grado de convicencia está tan deteriorado que Bartomeu ha decidido cortar por lo sano y dirigir el club a su manera apoyándose exclusivamente en sus hombres de confianza: Javier Faus, Carles Vilarrubí y Antoni Rossich. Los demás quedan de oyentes. Unos se van y otros amenazan con irse, pero siguen, y lo hacen aceptando las nuevas normas del juego.
 
La salida de Eduard Coll y su despedida pública ha servido para confirmar que en esta junta directiva no reina la paz y la armonía. "Es positivo un debate dentro de la directiva que facilite la toma de decisiones coherentes y responsables pero siempre respetando los criterios y opiniones de las personas y con transparencia", ha dicho. Lo que de alguna manera viene a admitir que no siempre se respetan los criterios de las personas ni siempre se actúa con transparencia.
 
Luego añade: "Algunos altos ejecutivos del club han olvidado las normas de respeto y consideración". Para redactar un comunicado de despedida en estos términos, muy quemado tenía que estar Eduard Coll y muy harto debía estar de soportar las guerras internas que existen en esa junta. Y sigue:  "A pesar de que mi colaboración ha sido desinteresada y con entusiasmo, en muchos momentos no he sido respaldado y, algunas veces, incluso, algunos altos ejecutivos del club han olvidado las normas de respeto y consideración". Se puede decir más alto, pero no más claro.
 
Eduard Coll se ha ido disparando contra todo el que se ha movido contra él y dejando un retrato muy realista del paisaje de la sala de juntas del Camp Nou. Se sabe que Coll ha marchado después de protagonizar intensos enfrentamientos con Toni Freixa, entre otros temas por la manera como se ha llevado el asunto del fichaje de Neymar. No hay que olvidar que el club optó por ponerse en manos de Freixa y de un bufete de abogados recomendado por él y en contra de la opinión de Eduard Coll, el directivo que ahora se ha ido.
 




Deja tu Comentario