2014-02-12 12:02 Real Madrid Por: Administrador

El tiro al blanco le saldrá gratis al Atlético de Madrid



Carlos Muñiz

Que nadie espere que los órganos dedicados a impartir justicia en el fútbol español pierdan un minuto planteándose una posible sanción al Atlético de Madrid por la agresión de la que fue objeto Cristiano Ronaldo anoche en el Calderón. El mecherazo que impactó sobre su cabeza quedará impune y le saldrá gratis al Atlético de Madrid. El tiro al blanco está consentido y alentado por la Federación, cuyos órganos disciplinarios están más pendientes de acribillar a partidos a un jugador del Real Madrid que de acabar con la violencia en los estadios.



Undiano Mallenco incluyó el incidente en el acta. Cristiano se retiraba al vestuario tranquilamente, hablando con Sergio Ramos, después de haber anotado dos goles para el Real Madrid, cuando el mechero impactó sobre su cabeza. "Una vez finalizada la primera parte y cuando nos retirábamos hacia el túnel, fue lanzado desde la grada un mechero impactando en la cabeza del jugador número 7 del Real Madrid. Dicho jugador pudo continuar el encuentro en la segunda parte", se podía leer en el acta.

Quedó tendido en el suelo y luego salió en la segunda parte. El Real Madrid pudo haber puesto en un serio aprieto al Atlético si Cristiano no sale a jugar y llega a alegar que fue como consecuencia de la agresión. Eso no sucedió, imperó el fair play y Cristiano saltó al césped dispuesto a seguir el partido haciendo gala de su tradicional deportividad.

La acción, que no merecerá cierre, deja en evidencia al Comité de Competición, que la pasada semana se empeñó en aplicar todo el peso de la ley sobre Cristiano Ronaldo con una sanción ejemplar. ¿Y esto? No pasará nada. Tampoco pasó nada cuando otro mechero impactó en el Camp Nou sobre el cráneo de Roberto Carlos, ni cuando volaron en el mismo escenario cochinillos, botellas de whisky y cocacolas.



El agresor, según algunas fuentes, huyó cobardemente al descubrir la trascendencia que podía tener su acción, pero fue localizado y se habla de una sanción de 50.000 euros y prohibición de entrar en recintos deportivos de entre seis meses y dos años. Lo que es seguro es que el Calderón no se cierra. El agredido ha sido un jugador y no un árbitro, por lo que la gravedad es infinitamente menor. Multa y apercibimiento de cierre y a otra cosa mariposa.

 

 
//

 


Deja tu Comentario