2013-11-14 16:11 Real Madrid Por: Administrador

La lesión descubre todos los pecados del "angelito" Messi



Carlos Muñiz

Poco a poco va saliendo a flote toda la porquería que la caverna mediática catalana escondía sobre Leo Messi. Todo el mundo lo sabía, pero nadie se atrevia a denunciarlo. Es tal el poder que Leo Messi ejerce en el FC Barcelona y su entorno que produce pánico explicar cualquier verdad relacionada con él.



El tema de la lesión de Messi ha puesto de los nervios a todo el barcelonismo. A él, a los técnicos, al presidente, a los aficionados y a la prensa fiel y dócil acostumbrada a reirle las gracias al delantero argentino. Pero al final siempre acaba resplandeciendo la verdad y en las últimas horas se ha sabido que Messi no llevaba precisamente la vida de un profesional ejemplar, que no se alimentaba de acuerdo con los parámetros que se le habían marcado desde el propio club precisamente para evitarle lesiones, que la presencia de Neymar a su lado le produce urticaria al comprender que ya es prescindible y que otro puede ocupar su lugar en el equipo sin que éste se resienta de su ausencia, que la explosión de Cristiano Ronaldo y su amenaza seria de derrocarle de su posición de privilegio en el ranking mundial no le deja dormir, que el tema de sus problemas con Hacienda le afectan más de lo que en un principio se nos quiso dar a entender, que durante las vacaciones de verano no se comportó como se espera de un profesional que se debe a su club y del que cobra religiosamente un contrato estratosférico, y que ahora mismo no tiene otra motivación que no sea ganar el Mundial y de acuerdo a ello está organizando su temporada.

Todo el mundo sabía y todo el mundo callaba. Ahora ha ido saliendo todo. Los goles le han llevado a una situación de privilegio en su club que se le ha ido de las manos. Pensaba que estaba por encima del bien y del mal, que podía hacer lo que le viniera en gana. Pero las lesiones le han recordado que es humano, que es un mortal como los demás y que si no se cuida se acaba su posición de privilegio y su mando en plaza en el FC Barcelona.

Acotumbrado al halago gratuito, las primeras críticas le han sentado a cuerno quemado. Deberá empezar a acostumbrarse.




Deja tu Comentario