2013-09-29 20:09 FC Barcelona Por: Administrador

La Liga es cosa de dos... y el Madrid no está entre ellos



Se mantiene la rivalidad Barcelona-Madrid, pero parece que en la capital de España han cambiado de candidato al título y ahora se presenta el Atlético de Madrid como el más capacitado para hacerle frente al FC Barcelona. Después del baño de anoche en el Bernabéu y del pobre rendimiento que está ofreciendo el equipo de Ancelotti, el Atlético de Simeone se presenta como el candidato más serio a tutear al Barça por la hegemonía del fútbol español. Al menos así lo demuestran los resultados, que al término de la séptima jornada arrojan un balance espectacular de siete victorias en siete partidos para los dos equipos.

La victoria del Atlético en el Bernabéu fue algo más que acabar con una racha de catorce años negativos. Fue la presentación de una candidatura fuerte al trono que ostenta el Real Madrid como jefe del fútbol madrileño. Si en España el equipo blanco ya ha doblado la rodilla ante el Barça, especialmente desde que Pérez preside la entidad, en la capital parece que tiene problemas para ejercer su autoridad y ahora mismo es el Atlético el equipo más poderoso de la ciudad de Madrid.



Paralelamente a la lucha del Barça y del Atlético por la Liga, otro duelo se presenta más que emocionante: el pichichi. Ahí dominan Messi y Diego Costa, con 8 goles en siete partidos, en ambos casos uno de penalti. Cristiano Ronaldo, como le sucede al Real Madrid, queda rezagado con 6 goles.
 
La diferencia entre los tres está en la efectividad. Messi ha conseguido 8 goles en seis partidos y 450 minutos, lo que arroja un balance de un gol cada 56 minutos jugados. Diego Costa ha jugado los siete partidos y ha disputado 601 minutos a razón de un gol cada 75 minutos. Y Cristiano Ronaldo ha logrado 6 goles en 7 partidos y 630 minutos; es decir, un gol cada 105 minutos. Es decir, que prácticamente Messi marca dos goles en los minutos que Cristiano necesita para lograr uno.
 
Si las diferencias entre el Barcelona y el Real Madrid empiezan a hacerse abismales en los últimos años, lo que separa a Messi de Cristiano parece más que un abismo.

Deja tu Comentario