2016-05-15 19:05 Opinión Por: Administrador

La Liga peligrosamente preparada para que la gane el Barça



Carlos Muñiz

Algunos la han calificado como "la Liga de la vergüenza". Y sobran motivos. El título de Liga conseguido por el FC Barcelona en la temporada 2015-16, el vigesimocuarto de su historia, está bajo sospecha y teñido de sombras maléficas. Dijo el Cholo Simeone en agosto que "esta Liga está peligrosamente preparada para que la gane el Real Madrid". Apuntó mal en su disparo. Los hechos demuestran que si a alguien se la han preparado bien los árbitros para que la gane es al FC Barcelona. Dijo Mourinho hace unos años: "a mí me daría vergüenza ganar así", refiriéndose al Barcelona. Cinco años después todo sigue igual. Incluso puede decirse que el favor arbitral al FC Barcelona, amigo incondicional de Ángel Villar, el jefe de los árbitros, va a más.

La estadística de la vergüenza

19 penaltis a favor, récord absoluto en la historia de la Liga, y 9 expulsados en los equipos rivales. Así ha cimentado el FC Barcelona su superioridad sobre los demás, jugando contra diez y alineándo a once jugadores más el comodín del árbitro siempre dispuesto a echar una mano en caso de necesidad. No es materia opinable. Son datos estadísticos fríos que no admiten interpretación. Parece que sólo el Barcelona pisa el área para que le hagan penaltis. Parece que sólo ante el Barça los contrarios emplean la violencia. El Real Madrid, con una cifra similar de goles marcados que el Barcelona, se ha beneficiado de nueve penaltis menos a favor. Casi la mitad. Y mientras al FC Barcelona únicamente le han señalado un penalti en contra, el Real Madrid ha recibido cuatro. Ahí ha radicado la diferencia entre el Barça y el Real Madrid en la Liga. Es muy difícil perder una competición cuando sabes que cada dos partidos te van a ayudar con un penalti a favor. Y sólo una vez el FC Barcelona ha jugado en inferioridad ante un rival. El Real Madrid, en cambio, ha vivido esa situación en cinco ocasiones, y dos de ellas precisamente ante el Barcelona. ¡Qué casualidad! A los rivales del Real Madrid les expulsaron a tantos jugadores, cinco, como tarjetas rojas han visto los jugadores blancos, otras cinco. Es la fría estadística que no incluye los goles conseguidos por el FC Barcelona en fuera de juego, un puñado. Sólo hubiera faltado que el Barcelona no hubiera sabido aprovechar tanta ventaja.  

Deja tu Comentario