2013-07-29 17:07 Real Madrid Por: Administrador

La llegada de Bale es cuestión de horas



Tal y como destacamos en portada en este diario, el Tottenham acabaría de rechazar un ofertón de 98,5 millones de euros por el extremo galés, la que sería la mayor oferta por un futbolista de la historia de haberse aceptado. Daniel Levy sigue inflexible en su postura de no vender. Pero la actitud del jugador es la que habría acelerado de forma decisiva el desenlace final del culebrón del mercado veraniego de fichajes.

Según se informa en diversos medios, Bale, que en un inicio no quiso enemistarse con los Spurs y que rechazó la vía de la rebeldía para salir del Tottenham, tal y como hizo su ex compañero y amigo Luka Modric el año pasado, se habría hartado de esta postura. Esperaba otra reacción por parte de Levy, que le habría prometido en el pasado negociar con clubes extranjeros si llegaba una buena oferta y el equipo no se metía en Champions, justo lo que ha pasado esta campaña. No ha sido así, y ahora el británico se ha plantado y, según se dice, no volverá a vestir la camiseta del club londinense.



Este cambio radical de parecer del futbolista cambiaría las cosas por completo. Hasta el propio Levy, dirigente conocido por su dureza, estaría preocupado y los acontecimientos le habrían llevado a posponer sus quehaceres en el extranjero y regresar de vacaciones a la Capital del Reino Unido para tratar de convencer y reconducir al galardonado mejor jugador de la Premier League. No lo habría conseguido, y ahora los medios espetan que el máximo mandatario del Tottenham podría reunirse a principios de agosto con Florentino Pérez para cerrar definitivamente la operación.

Una operación que pasa por ser la más cara de la historia. Que culminará con Bale vestido de un blanco distinto al de su club de los últimos años, equipo con el cual llegó a un acuerdo contractual hace días, sigue asegurando MARCA. Será la guinda que complete el pastel cocinado por Carlo Ancelotti para el presente curso, quién sabe si a costa de Di María y Coentrao como monedas de cambio. Lo que parece claro es que la situación ha tomado un camino inevitable.


Deja tu Comentario