2016-01-13 18:01 Real Madrid Por: Administrador

La llegada de Neymar exigiría el sacrificio de un mito del madridismo



Como ha venido avanzado Madrid-Barcelona en los últimos días, el Real Madrid tiene decidido abordar el fichaje de Neymar de cara a la próxima temporada. Florentino Pérez no ha asimilado todavía que el Barça le quitara un fichaje que incluso llegó a pasar la revisión médica con el Real Madrid y, después de comprobar su progresión ascendente en el FC Barcelona y confirmar que no se trata de un bluff sino de un crack hecho y derecho, ha consultado con Zidane la conveniencia de su incorporación al Real Madrid y éste ha aplaudido con las orejas. El interés del Real Madrid es real. Y los contactos que ya se han iniciado con el padre del jugador, también. El entorno de Neymar está convencido de que las cosas se hacen de otra manera en el club blanco y de que ahí no tendrán más problemas que los deportivos y podrán olvidarse de la Audiencia Nacional y del banquillo de los acusados. Y Florentino sabe que la operación va a ser mucho más fácil de lo que parece. El Barcelona no puede colmar las necesidades económicas del jugador, acuciado por una crisis económica que no le permite ni hacer fichajes ni mejorar los contratos de sus estrellas. Incluso intentará pagar menos de los 190 millones que figuran en la cláusula de rescisión porque cuenta con la presión que ejercerá el propio jugador para que le dejen marchar. Neymar no se moja de momento, dice que es feliz en el Barça, pero tampoco se cierra ninguna puerta. Y menos la del Real Madrid. Ya se pudo comprobar en Zúrich con los elogios que le dedicó a Cristiano Ronaldo. Pero llegado el momento, intervendrá de forma decisiva. Fichar por el Real Madrid significará para él ponerse en el mismo plano que Messi, algo que no sucederá nunca en el Barcelona, con un equipo a su medida en el que él será el líder absoluto. Por supuesto que para que llegue Neymar al Bernabéu antes deberán producirse algunas bajas. La más importante, la de Cristiano Ronaldo. Neymar es un zurdo nato y necesita la banda izquierda para dar rienda suelta al chorro de su creatividad. Y esa banda es innegociable para Cristiano Ronaldo. Desde ahí ha alcanzado sus mejores éxitos desplazándose hacia el centro. Los dos juntos no caben. O uno u otro. Y Florentino apostará por la juventud de Neymar, a quien le quedan diez o doce años por delante a pleno rendimiento. Por otro lado el presidente blanco ha llegado a la conclusión de que es necesario cambiar de modelo. Fiarlo todo a Cristiano Ronaldo ha funcionado a medias. Él ha ganado muchos títulos individuales, pero el equipo no ha conseguido toda la gloria por la que ha trabajado el presidente. La llegada de Neymar significará la marcha de Cristiano Ronaldo. Entre otras razones porque su salida del club dejará en las arcas un dinero que hará falta para quitarle al Barcelona a su estrella. La continuidad de Bale y Benzema vendrá dada por los movimientos del mercado. Ahora mismo el club escucharía una oferta de Bale por encima de los 100 millones de euros, y el Manchester United está dispuesto a ofrecerlos. Para su puesto Zidane ha pensado en el belga del Chelsea Eden Hazard. Y el caso más delicado es Benzema, en quien confía ciegamente Zidane. La inminente llegada de Morata podría aconsejar también su marcha. La BBC peligra de cara a la próxima temporada, y la primera letra que saltará será la C, especialmente si se confirma el gran objetivo de Florentino Pérez para la temporada 2016-17: Neymar. Luego llegarán Pogba y De Gea para acabar de completar un equipo que se presume de película.

Deja tu Comentario