2016-01-20 16:01 FC Barcelona Por: Administrador

La manipulación de Josep Pedrerol llega hasta los niños



Todo vale para Josep Pedrerol si se trata de manipular la información a su conveniencia. Hoy se ha pasado tres pueblos utilizando a un niño como arma arrojadiza al servicio de Florentino Pérez contra la FIFA. Ha sacado en Jugones a una familia destrozada por la sanción de la FIFA contra el Barcelona que afectaba al menor de la casa. Episodio lacrimógeno que hubiera tenido valor de haberlo hecho público en su momento, cuando el azote de la FIFA cayó sobre el FC Barcelona. Pero entonces Pedrerol no estaba para dramas humanos y sí para lanzar sus misiles contra Josep Maria Bartomeu y su junta directiva, absolutamente culpables de la situación, entonces. Ahora el paisaje ha cambiado radicalmente. Ahora es el Real Madrid quien padece las decisiones de la "trasnochada y caduca" FIFA. Y ahora cualquier argumento es bueno para darle la razón a su presidente, que por supuesto, a diferencia de Bartomeu, no tiene culpa de nada. Por ejemplo, el de un niño -del Barça- y su familia destrozados por el capricho de la FIFA. "La sanción ha provocado dolor en las familias de los niños que no pueden jugar", ha dicho. Y esta vez sí, ha elegido a un niño afectado del Barça para plasmar el carácter universal de su vocación informativa intentando maquillar su sectarismo. ¡Qué curioso! Ahora sí, ahora sí se ocupa y preocupa Pedrerol por la sanción al Barça. Ahora que le afecta al Real Madrid.  Ahora es el momento de construir un frente común que no existió hace dos años. Utilizar a un niño y a su familia para buscar el sensacionalismo y, de paso, hacerle un favor al ser superior roza la repugnancia. Pero el tema lo merece, porque es grave. Tan grave, que afecta a su colaborador en El Chiringuito, Álvaro Benito, que entrena a un equipo del fútbol base del Real Madrid y tiene a dos chavales afectados. Ya no se trata de buscar culpables en el puesto de mando, sino de aportar solidaridad a los afectados por la injusticia manifiesta. Manipulación en estado puro. Cuando interesa, no. Cuando interesa, sí. Hoy interesaba recordarle al mundo que Leo Messi se sentará en el banquillo de los acusados por presunto delito fiscal el 31 de mayo. Eso, que sucederá dentro cuatro meses, era la noticia del día para Josep Pedrerol, que ha abierto su programa Jugones con dos vídeos sobre el tema y con un interés claro: dejar bien asentada la imagen de Messi culpable.  Josep Pedrerol transmitía felicidad por los poros de su piel anunciando la feliz noticia de que "Messi se sentará en el banquillo de los acusados". Y, además, si juega Messi la final de la Champions League en Milán el día 28 de mayo -le ha faltado decir "por desgracia"-, lo hará sabiendo que tres días después deberá ir a juicio para declarar ante el juez. Se le caía la baba. Seguro que Florentino Pérez también se ha relamido desde el sofá viendo su programa favorito. Qué diferencia con el trato que ha recibido en los programas de Pedrerol Karim Benzema, siempre "presunto", siempre "supuesto", siempre convenientemente maquillado para que nadie se lleve a engaño. Para eso está Pedrerol, para maquillarlo todo con sus potingues en su sucedáneo de NODO propagandístico y planfletero. Esa era la noticia del día. La Copa del Rey no, porque no la juega el Real Madrid y ya no interesa. Pero sí, el tercer vídeo ha sido para la Copa. Aunque, ojo, para lanzar su artillería contra Luis Enrique por presionar al árbitro ("me ha sorprendido su designación", fue todo lo que dijo). Y el inventor de las campañas, quejándose de campañas de la prensa de Barcelona y justificando la reacción en Bilbao, y poniendo el micrófono a todo aquel que quisiera opinar como él desea que se opine. Y claro, no podía faltar, Josep Pedrerol, pensando en los desmemoriados, ha recordado el regate "ofensivo" de Neymar en la final de Copa. No vaya a ser que algún despistado acuda a San Mamés y se olvide de recriminárselo. Y luego se produce la violencia en los estadios. Y quienes la fomentan desde los platós se lamentan y la condenan. Y se sorprenden. Ya se ha preocupado Pedrerol de calentar el ambiente en San Mamés. Luego ya habrá tiempo de hacer un llamamiento a la calma y de recriminar la violencia de los que acuden a los estadios convenientemente alterados por las llamadas de los gurús mediáticos. Y todos nos preguntaremos ¿pero cómo es posible?  

Deja tu Comentario