2016-05-30 18:05 Real Madrid Por: Administrador

La mano blanda funciona en el Madrid



En el Real Madrid se ha impuesto una máxima no escrita, pero que es muy efectiva si repasamos las estadísticas. De los últimos cuatro entrenadores que ha tenido el conjunto blanco se puede sacar la conclusión que los mejores resultados llegan gracias a los técnicos que usan la mano blanda. Es decir, los que no tienen fama de estrictos y no intentan manejarlo todo a su antojo. Porque la mano dura no tiene sus frutos en el Real Madrid. Está comprobado: Mourinho y Benítez fracasaron con en su etapa como entrenadores. El portugués logró una Liga y una Copa como títulos más reseñables, pero nunca logró nada en la máxima competición continental. Siempre caía en semifinales, dejando escapar la Champions en el último segundo. Sus métodos, conocidos por todos. Exigente con los jugadores, ejerciendo de mandamás y adoctrinando al vestuario. Qué decir de Benítez. Su fama de exigente y meticuloso con la táctica no llegó ni siquiera a convencer a la plantilla, puesto que a Mou al menos le seguían. Quiso imponerse en un vestuario donde las estrellas no toleraron ni entendieron su forma de entender el fútbol, más conservadora y sin libertad para los hombres de más calidad.

Los resultados, con mano blanda

En cambio, con Ancelotti y Zidane, el Real Madrid ha conseguido la excelencia. El italiano enamoró al madridismo al levantar la Décima, Supercopa de Europa y Mundialito, acompañado de un juego vistoso que hizo encadenar una racha histórica de victorias seguidas. Tenía buen rollo con los jugadores, a los que les daba libertad en el campo y que nunca entendieron su destitución el año pasado. Zidane y su efecto han levantado La Undécima. Aprendiz de Ancelotti en su etapa como su ayudante, plasmó sus métodos con su toque personal, de motivar y ganarse al vestuario con sacrifico y esfuerzo. La Undécima es el premio. La mano blanda se impone en el Real Madrid.




Deja tu Comentario