2013-01-18 10:01 Real Madrid Por: Administrador

La marcha de Kaká al Milan está en el mismo punto que en verano



Todavía podría haber algún movimiento, a pesar de que es bien conocido lo poco dado que es Mourinho a permitir que se realicen operaciones en el mercado invernal, especialmente si éstas conllevan algún debilitamiento de la plantilla. Y, por poco que sea, por muy poco que Kaká cuente dentro de los planes del luso, el equipo se quedaría sin una solución en el centro del campo.

Aunque se ha hablado de equipos brasileños, Kaká ha dejado claro que quiere volver al Milan, y desde ayer, fecha en la que Adriano Galliani se reunió con el agente del futbolista, los contactos entre Florentino Pérez y los dirigentes milanistas, incluido Berlusconi, según AS, han vuelto a producirse. El pasado verano ya hubo arduas negociaciones, pero finalmente no se llegó a ningún acuerdo.



Los problemas en agosto son los mismos que, en principio, podría haber ahora. El Milan no anda bien económicamente y se ha impuesto un plan de reestructuración financiera que implica gastar poco. Esto ha repercutido en lo deportivo (el equipo anda lejos de sus objetivos de antaño) y también en el capítulo de fichajes. Es por ello que no es viable que los transalpinos quieran afrontar una operación de la embergadura que supondría fichar a Kaká.

La solución, por tanto, para el Milan, es pedir una cesión. Al igual que con Sahin y el Borussia, el equipo 'rossonero' estaría dispuesto a hacerse cargo de la ficha de Kaká de aquí al final de la temporada, siempre y cuando el jugador, que ayer mismo declaraba en la televisión italiana que está "dispuesto a hacer un esfuerzo" para volver a la que fue su casa durante seis temporadas, lo haga de facto. Rebajarse el sueldo, vamos.

El Madrid, al igual que en verano, no traga. Quiere deshacerse del futbolista y olvidarse ya de un dolor de muelas que le sobrevino casi casi desde el día en que acometió el fichaje del ex Balón de Oro 2007. Kaká ha costado mucho, muchísimo, y ha rendido poco, muy poco. Prácticamente nada. 



La situación, pues, está en el mismo punto que en agosto. Pero con una diferencia: El Real Madrid debe tomar una decisión, porque le resultará difícil encontrar un comprador en enero. Quizá sea interesante la opción de la cesión, sobre todo porque si Kaká se marcha, jugará más y volverá a ser visible de forma continuada, algo que en el equipo blanco es imposible. De ese modo, puede que el club merengue pueda traspasarle con algo más de facilidad el próximo verano.


Deja tu Comentario