2015-11-06 17:11 FC Barcelona Por: Administrador

La mentira de las esteladas que apadrina Pedrerol



Fede Peris

Oído en el programa El Chiringuito, que dirige y presenta Josep Pedrerol, y trasladado luego a su cuenta de twitter: "De las 30.000 ESTELADAS, un porcentaje IMPORTANTE la llevaba gente de fuera sólo porque se las dieron". "En el partido de ayer en el Camp Nou había MUCHOS TURISTAS".



Efectivamente, se sabía, porque así se había anunciado, que se repartirían 30.000 banderas esteladas en los accesos a las instalaciones del Camp Nou. Y, efectivamente, una parte mínima, mínima, de ellas fue a parar a manos de turistas que tuvieron acceso al Camp Nou a través del "seient lliure". Y digo mínima, porque el número de turistas comparado con los aficionados de siempre es mínimo. Siempre hay turistas en el Camp Nou. Y eso lo sabe muy bien Josep Pedrerol, porque es barcelonés. Y también sabe que esos turistas son la inmensa minoría en un estadio con 80.000 abonados del país de los que sólo unos pocos ceden su asiente cuando no van al campo.

Josep Pedrerol, siempre organizando campañas y campañitas, sabe muy bien que en el campo del Barça han lucido las esteladas siempre. Que no hace falta que nadie las reparta porque la gente las lleve de su casa. Lo del pasado miércoles fue un caso puntual, se trataba de organizar una respuesta a la UEFA y se consiguió. Si no quieres esteladas, toma 40.000 esteladas. Porque no todas las banderas que se vieron fueron repartidas por los organizadores de la promoción.

Si Pedrerol dice que el porcentaje de la gente que el miércoles levantó la estelada en el Camp Nou es importante, miente. Claro que cayó en manos de cuatro turistas pintorescos, a los que ya se preocupó él por retratar. Para eso están sus campañas, para distorsionar la realidad según su conveniencia. Pero nada de lo que allí ocurrió dejó de ser espontáneo. Ni los gritos de independencia, que los japoneses no saben entonar. Ni los insultos a la UEFA llamándola "mafia (¿no lo es?) ni los pitos al himno de la UEFA. Ya somos mayorcitos y nos afeitamos. Sabemos lo que está organizado y lo que no. Y no necesitamos que venga nadie desde Madrid en defensa de oscuros intereses a campañear de manera ventajista y miserable retorciendo la realidad y convirtiéndola en una payasada, porque así interesa que llegue la realidad a la gente. Lo de las esteladas del miércoles fue una cosa muy seria, aunque un catalán como él no pueda entenderlo. Hace mucho que respira otros aires y vive de otros intereses. Lógico que no entienda nada. Tampoco pone interés.



Podría haberse tomado la molestia de leer el contenido de la pancarta gigante del miércoles: RESPECTe. Pues eso.


Deja tu Comentario