2014-06-06 18:06 FC Barcelona Por: Administrador

La mujer de Tito prohibió la presencia de Guardiola en el entierro



Guardiola, que ese mismo día provocó la presencia de reporteros en la Terminal de Aviación Corporativa de vuelos privados de El Prat en espera de su aterrizaje, no viajó a Barcelona, sabedor de que la familia de Tito y, muy especialmente, su esposa Montse, no querían verle. 'Esta tristeza me acompañará siempre', fue la contundente frase que Guardiola pronunció al día siguiente”. De esta manera explica en El Periódico Emilio Pérez de Rozas la ausencia de Pep Guardiola en el funeral de Tito Vilanova.

Se sabe que Montse, la mujer de Tito, se encontró casualmente en la Quinta Avenida de Nueva York con Cristina, la entonces pareja de Pep. Y aprovechó para echarle en cara, en una desagradable conversación, la nula atención que su amigo Pep le había dedicado a Tito. No hay que olvidar que Tito se trasladó a Nueva York para someterse a tratamiento de quimio y radioterapia  mientras Guardiola y los suyos disfrutaban de una plácida estancia en un lujoso apartamento situado en Central Park dentro del año sabático que Pep se tomó después de "vaciarse" en el Barça.

La tensión entre ambas familias se hizo evidente. Guardiola dijo que si no fue a visitarle no fue por su culpa y Tito le respondió que cuando estaba en Nueva York "el que estaba jodido era yo" y también que él era el que necesitaba el afecto de los amigos. Y no lo tuvo. El resultado, que se intuía y que ahora ha denunciado Emilio Pérez de Rozas, llegó en el propio funeral, al que Guardiola no pudo asistir para evitar tensiones con Montse y los hijos de Tito, que no encontraron en Pep el trato que podía esperarse de un amigo.







Deja tu Comentario