2014-02-24 09:02 FC Barcelona Por: Administrador

La nefasta actuación de Antoni Rossich en el fichaje de Neymar



Joan Tubau

La directiva del FC Barcelona y sus altos ejecutivos, los que cobran para hacer las cosas bien, se han cubierto de gloria con el fichaje de Neymar. Desde el ex presidente que lo fichó, que aseguraba  que "el fichaje de Neymar se ha hecho dentro de los límites de la legalidad" hasta el director general, que parece que no se ha enterado de nada, la maquinaria del club no ha funcionado. El hecho de haber tenido que ingresar en Hacienda deprisa y corriendo 13,5 millones da a entender que quienes rigen el club reconocen sus errores. El pago viene a significar que desde el club se asume una deuda con Hacienda que hasta ahora no se reconocía y que sólo la acción de la Justicia ha permitido aflorar.



Josep Maria Bartomeu reconocía en TVE hace apenas unas horas que "el comportamiento del Barça con Hacienda ha sido ejemplar". Le faltó añadir: "ejemplar, teniendo en cuenta que hemos escondido 13,5 millones". Sólo así se puede entender el ingreso de hoy de forma precipitada, Y a todo esto, el director general, el que manda y toma decisiones, queda al margen de todo. Está ocupado ahorrando con las fotocopias en color.

La credibilidad de esta junta está por los suelos. Está legitimada para seguir gobernando porque los estatutos se lo permiten, pero su gestión ha sido más que decepcionante. Se aferrarán al cargo porque saben que ni Bartomeu ni Vilarrubí, los dos exponentes más claros del continuismo, tendrían ninguna opción si se convocaran elecciones a final de temporada. La ley les permite seguir, la misma ley que les obligaba a hacer las cosas de otra manera en el fichaje de Neymar y a dar a los socios unas explicaciones más coherentes de las que han dado. Da la sensación de que sólo reaccionan cuando el juez Ruz y su tropa les ponen a prueba.


Deja tu Comentario