2012-04-02 23:04 Real Madrid Por: Administrador

La nueva patata caliente de Guardiola



El cisma en Can Barça está a punto de estallar. Tras estar Piqué en el ojo del huracán, y posteriormente hombres como Dani Alves o Thiago Acantara, el último señalado por Guardiola ha sido Cesc Fábregas. El mediapunta ha pasado de ser crucial en el arranque liguero del conjunto culé a pasar a un segundo plano. Los dos últimos encuentros han sido la sentencia para Cesc, el cual ha pasado del banquillo a la grada, algo que ha intentado esconder su entrenador con unas supuestas “molestias de espaldas”.

Guardiola no engaña a nadie. Cesc Fábregas, como en el caso de Piqué, no está pasando por su mejor momento, y sus bajas en los últimos dos duelos de los azulgranas han servido como toque de atención a un futbolista que parecía acomodarse en su trono de la titularidad sin hacer méritos para ello.



Cesc aparecía el sábado como baja por “decisión técnica” en el parte ofrecido por el Barça a los medios, algo que se intentó ocultar con estas palabras de Guardiola. El servicio médico del conjunto azulgrana y su comunicación no funcionan de la misma manera. Comunicación divergente que deja a las claras la escisión existente entre ambas.

La verdad es que ha Cesc se le ha visto entrenar con auténtica normalidad en los últimos días y, de problemas, nada de nada. Guardiola siente que muchos de los suyos se han tomado esta temporada con cierta relajación, algo que ha podido ser la gota que haya colmado el vaso y de alguna manera haya precipitado la decisión del míster culé, abandonar el banquillo azulgrana.


Deja tu Comentario