2014-07-09 18:07 FC Barcelona Por: Administrador

La operación limpieza alcanza al delegado Carles Naval



Fede Peris

Los nuevos aires del departamento de Recursos Humanos del FC Barcelona se están cobrando víctimas históricas en la nueva etapa de su gestión. Después del despido de Txema Corbella como encargado del material del primer equipo después de 32 años de ejercicio, ahora le toca el turno a otro histórico, el delegado Carles Naval, a quien se le ha propuesto que ocupe un despacho y deje de viajar con el equipo tal y como ha hecho en los últimos años.

Y a Txema Corbella y Carles Naval se sumará otra víctima. Se trata de Pepe Costa, que estaba al frernte de la Oficina de Atención del Jugador. Pepe Costa, íntimo amigo de Leo Messi, dejará de entrar en el vestuario, aunque mantendrá su condición de asistente de los futbolistas del primer equipo.



Detrás de estas decisiones se esconde la sombra de Antoni Rossich, el director general que ahora vive más relajado desde la contratación de un gerente para llevar el dia a día, Ignacio Mestre, y de un director del primer equipo de fútbol, Emili Sabadell.  Antonio Rossich ha rodeado de confusión sus drásticas decisiones dejando en el aire la duda de que estemos ante simples imposiciones de Luis Enrique, algo que no se ajusta a la realidad por la excelente relación que, por ejemplo, el nuevo técnico mantiene tanto con Txema Corbella como con Carles Naval.

 


Deja tu Comentario