2012-03-05 23:03 Real Madrid Por: Administrador

La paciencia de Guardiola se agota con Piqué



El historial de Gerard Piqué sigue creciendo y creciendo con el paso de las jornadas. El zaguero del Fútbol club Barcelona está atravesando una mala racha y está contagiando al resto del vestuario azulgrana, convirtiéndose en el gran señalado del mismo. Si no fuera ya poco con sus sonados castigos en forma de ausencias en el once del equipo culé, el pasado sábado dejó a estos en inferioridad numérica por un nuevo desatino defensivo que dejó a las claras su mala forma física.

Con los despropósitos de Piqué podría hacerse esta temporada una lista infinita, pero el que mejor sabe de esto es su entrenador, Josep Guardiola, el cual ha tomado buena nota de todos ellos y el que parece no pasarle más al canterano azulgrana. Su mala forma física le ha dejado en evidencia en multitud de partidos. Contra Osasuna, Valencia, Real Madrid o Sporting, los atacantes rivales le hicieron varios trajes, situación que le ha llevado al banquillo e incluso a la grada. Las salidas nocturnas, los vaivenes con la prensa rosa y los continuos spots publicitarios están dejando a las claras las deficiencias de un futbolista estrellado. Guardiola está viendo todo esto, y no quiere que el redil se contamine, por lo que podría tomar medidas drásticas contra Piqué.



La última del zaguero catalán fue la de apuntar directamente contra  Velasco Carballo al término del partido contra el Sporting de Gijón acusándole de “premeditación” en su expulsión. Grave alegato que hará que el Colegio Nacional de Árbitros entre a denunciar al futbolista, que parece que no aprende y sigue cometiendo error tras error, y es que dichas acusaciones injurian y claman contra la imparcialidad arbitral, situación a la que se acogen frustradamente en Barcelona para intentar menguar la clara superioridad madridista en el campeonato liguero, donde siguen a diez puntos de su máximo rival.

Piqué es la viva imagen de la impotencia, del fracaso, del desasosiego, de la falta de rigor. Un futbolista que ha pasado de acaparar las portadas de la prensa deportiva de este país a ocupar los mejores puestos en la prensa rosa. Un profesional que poco a poco ha dejado de serlo y que podría estar lapidando su carrera como jugador por sus continuas salidas de tono, sus escarceos amorosos y por sus continuas e inoportunas acciones fuera del terreno de juego. En Barcelona intenta excusar a su futbolista como pueden, pero en el seno del club, y más concretamente en el cuerpo técnico, no han gustado las declaraciones de su futbolista al término del encuentro contra el Sporting, todo lo contrario. Pep no habló del árbitro, dejando solo a su futbolista, el cual ya no tiene escuderos en los cuales protegerse y permanece solo ante las acciones que realice el Colegio Nacional de Árbitros.


Deja tu Comentario