2012-10-10 10:10 FC Barcelona Por: Administrador

La paciencia de Villa está a punto de agotarse



Tito Vilanova tiene un problema con David Villa. Y David Villa con Tito Vilanova. En el Barça del postguardiolismo no tiene cabida el fichaje que con más interés exigió el anterior entrenador. Para los tres puestos de la delantera, Vilanova cuenta, por este orden, con Messi, Pedro, Alexis, Cesc, Tello e, incluso, Iniesta. David Villa viene después. Esa es la situación que pone de los nervios al artillero asturiano, que se muerde los labios pero ya está a punto de estallar.

La fractura de tibia que sufrió en Japón en el pasado mes de diciembre ya es historia. David está completamente recuperado y lo que ahora necesita son minutos para coger el ritmo de la competición. Incluso sin minutos, Villa le ha proporcionado excelentes estadísticas a Tito Vilanova: ha disputado cinco partidos de Liga, sólo uno como titular, y ha consumido un total de 127 minutos  sobre el terreno de juego. En este tiempo, ratitos de 10, 12, 15 minutos, Villa ha anotado 3 goles, lo que confirma que marca un gol cada 42 minutos. Y, lo que es más importante, demuestra que su idilio con el gol no ha perdido un ápice de intensidad.



David Villa se ve bien y capaz de jugar en este Barcelona en la alineación titular. Por eso le sentó muy mal que Tito Vilanova le hiciera calentar durante 20 minutos en el clásico para luego no sacarle al campo. Villa participó de manera decisiva en el inolvidable 5-0 de hace dos temporadas y se moría de ganas por repetir la experiencia. Pero Vilanova no le tiene en su lista de prioridades, según unos porque Messi no quiere al asturiano a su lado, según otros porque Villa no acaba de asimilar los automatismos que el técnico exige a los jugadores que alinea.

Sea cual sea la razón de su ostracismo, David Villa se ha propuesto no perder el año. Si Tito Vilanova se replantea la situación y decide contar con él, bien. Si llega diciembre y nada ha cambiado, Villa dará orden a su agente para que busque una solución negociada con el FC Barcelona que le permita jugar en otro lugar. Villa entiende que está encontrando toda la colaboración de Del Bosque para ayudarle a recobrar el ritmo que le convirtió en leyenda de La Roja y no ve en el Barça la misma voluntad de colaboración con su causa. David tiene un prestigio, una cotización, y no está dispuesto a consentir que unos meses de ostracismo tiren por la borda lo que con tanto esfuerzo ha llegado a conseguir.

El FC Barcelona tiene un problema con David Villa. No es un jugador de banquillo. O juega o puerta.



 

 
//

Deja tu Comentario