2012-10-11 08:10 FC Barcelona Por: Administrador

La palabra de un tal Pepe contra la de Iniesta



El tal Pepe intenta hacerse pasar por cuentista, pero ni eso sabe hacer. Jugar a fútbol, poco, pero se le da todavía peor lo del teatro. Quiso convertirse en comediante acusando a Iniesta de "lamentable", de "dar vueltas y más vueltas" y de "hacer teatro". El problema de Pepe es que esta vez Mourinho no le ha escrito bien el guión y le ha salido el tiro por la culata. Ha creído que podía venir de Portugal a echar porquería gratuita e impunemente sobre la imagen del jugador más querido del fútbol español. Y no ha medido bien el alcance de su nueva agresión. Iniesta es mucho Iniesta para él. Y su palabra no vale nada en comparación con lo que Iniesta es y representa en el fútbol español, que es bastante más que la imagen de un agresor poseido por un espíritu maligno con los cables cruzados y dispuesto a desfigurar a un delantero a patadas y puñetazos.

Eso es lo que se conoce de Pepe, por mucho que el aparato de propaganda al servicio de Mourinho y su cómplice el presidente Pérez traten de lavarle la cara al chico. Dice un regrán que aunque la mona se vista de seda, mona se queda. Y es inútil vestir a Pepe de nada. Es lo que es. Es el que agredió de manera salvaje a Casquero, el que pisó la mano de Messi, el que dedica cortes de mangas a aficiones contrarias, el que simula y hace cuento, el que reparte zurriagazos a diestro y siniestro, el que lo protesta todo al árbitro... Ese es Pepe. No es otro. Y se ha ganado a pulso la credibilidad que se ha ganado, que es más bien poca.



Y pretende generar confusión con Iniesta. ¡Cómo son estos portugueses! Pepe ha intentado situar al "héroe nacional" a su misma altura. Pero, afortunadamente, entre Iniesta y él hay un abismo. Como futbolistas y como personas. Don Andrés explicó anoche en Onda Cero que se siente "ofendido" por las acusaciones de Pepe llamándole "teatrero", como si el prestigio que a lo largo de los años se ha ganado en el fútbol mundial fuera regalado. Cree el ladrón que todos son de su condición y Pepe ha sufrido una confusión tan lamentable como él.

Iniesta ha reconocido que "Sí, te afectan, duelen y ofenden estas situaciones, aunque menos viniendo de quien viene la crítica. Si miramos las acciones de Pepe en cada partido, pues tendríamos muchísimas opiniones, pero es su opinión y yo creo que a Pepe lo conocemos todos. Una persona puede opinar si le ha parecido o no penalti pero no ir más allá. Cuando alguien habla así de tus compañeros o de uno mismo, te sientes ofendido. No soy un teatrero".

Y sobre la felicidad de Del Bosque por los abrazos de los jugadores de ambos bandos al término del clásico, Iniesta ha dicho: "La normalidad es que hubiera sido así siempre. La rivalidad existe y existirá", ha dicho. Otra indirecta muy directa hacia Mourinho, el causante de la crispación, violencia y mala educación que ha reinado en los clásicos desde que aterrizó en el Real Madrid.



Esta tarde, desde la concentración de Portugal, Pepe ha respondido a las palabras de Andrés Iniesta: "Si alguien se siente ofendido es porque la verdad duele".  El central portugués del Real Madrid prosigue su cruzada contra Andrés Iniesta obedeciendo a oscuros intereses que sólo él conoce. Pero no deja de resultar cómico que el mismo que intenta sin éxito desfigurar a Casquero, el mismo que pisa la mano de Messi, el mismo que acostumbra a pisar a sus rivales como costumbre y con la intención de hacer daño, el mismo que lo protesta todo y que finge lo que no está escrito en los papeles, pretenda poner a Andrés Iniesta al mismo nivel del vergonzoso listón de su antideportividad. Todo muy digno de Mourinho, que debe estar orgulloso de quien tiene a Pepe como el mejor jugador de la plantilla del Real Madrid.

Pero no ofende quien quiere sino quien puede. Y Pepe no es nadie para ofender, aunque lo intente y lo desee, El mundo entero sabe quién es Pepe. El mundo entero sabe quién es Iniesta. Ni siquiera una mentira repetida mil veces por el mentiroso Pepe podrá empozoñar el prestigio que se ha ganado a pulso Iniesta a lo largo de toda su carrera. Ya le gustaría a Pepe aspirar a los trofeos individuales y colectivos que ha conseguido Iniesta, pero a eso no puede aspirar porque los grandes títulos no están al alcance de los vulgares tuercebotas sin más virtud que la exhibición salvaje de la fuerza bruta y la puesta en práctica de todos los trucos que bendicen el antifútbol y la antideportividad.


Deja tu Comentario