2017-02-12 17:02 FC Barcelona Por: Administrador

La persecución arbitral al Barça consiste en esto



Fede Peris No se trata de tirar de excusas para justificar una derrota. No se trata de lamerse las heridas buscando culpables externos. En el Barça existe indignación por el trato arbitral que recibe a lo largo de la temporada y lo resume en el último encuentro disputado, el de Vitoria, que acabó con una victoria clara de 0-6 que invalida el argumento del llanto perdedor para calificar la protesta del club azulgrana. Bartomeu sigue en sus trece de no alzar la voz, mientras el vestuario del Barça es un clamor por el arbitraje de Clos Gómez en Vitoria que acabó con un compañero en el hospital sin que el colegiado se dignara siquiera a pitar falta en la entrada exagerada y violenta de Theo Cruz en el minuto 85 de un partido que perdía por 0-6.  A los jugadores del Barça no se les permite celebrar un gol porque eso se considera provocación. En cambio, a sus rivales se les consienten entradas como la de ayer, que no es la primera. Iniesta y Busquets ya habían salido antes en camilla esta temporada para guardar semanas de descanso sin que el árbitro pitara falta en las acciones en las que quedaron KO. Ayer el Barça cometió durante los 90 minutos 9 faltas señaladas por el colegiado. Un tercio de ellas fueron tarjeta amarilla: 3. En cambio, el Alavés cometió 17 faltas, casi el doble, y sólo vio una cartulina amarilla. Es fácil entender estas estadísticas si tenemos en cuenta que lo de Theo Hernández no fue ni falta. Y de esta desproporción sale como resultado un jugador del Barça en el hospital y operado de urgencia mientras los árbitros esperan ansiosos la decisión del Comité de Competición sobre el castigo que han exigido para Piqué y Luis Suárez. ¿Y quién les castiga a ellos por ser tan mal0s? La actuación de Clos Gómez confirma la persecución arbitral al Barça.  

Deja tu Comentario