2012-03-29 18:03 Real Madrid Por: Administrador

La prensa descubre el verdadero seny culé



Las mentiras y falsedades caen, tarde o temprano, por su propio peso. Y así, es como algunos periodistas han comenzado a quitarse la venda ante las últimas atrocidades que se están dando en Can Barça en relación con su supuesto “señorío”. Así, Jesús Alcaide, periodista de El Mundo lo ha dejado claro en su artículo de opinión “Al Barça no le piden señorío”: “Su opulenta existencia actual se adorna con el servilismo de una opinión pública que, salvo contadas excepciones, oculta sus defectos, minimiza su poderosa influencia en los despachos y perdona toda actitud que, cuando son otros quienes la muestran, particularmente aquellos que visten de blanco, es sometida a un juicio sumarísimo y sin derecho a la defensa. Vive cómodo rodeado de aduladores el club azulgrana y hace bien en aprovechar la coyuntura, ese servilismo que se extiende incluso en el terreno en el que según algunos debería imperar el orden de la central lechera blanca”.

El periodista tiene claro el discurso culé está orquestado desde el propio vestuario. Guardiola niega hablar del árbitro, pero para eso ya tiene “a su guardia de corps”, los cuales son los encargados de “lanzar sus acusaciones”. Así, Jesús Alcaide no duda en apuntar también a la cúpula directiva: “no dudamos que ya están preparados los Freixa, Bertomeu y compañía para seguir las instrucciones y hablar de los árbitros, aunque el Barça nunca habla de los árbitros. En breve también resurgirá Godall, el ex vicepresidente de Laporta, quien recordará que con ellos al mando, las relaciones con la Federación y con la UEFA eran fluidas, que Ovrebo, Stark o De Blekhere sí sabían lo que tenían que pitar, no como este Eriksson que ayudó a su compatriota Ibrahimovic en San Siro”.



Y es que está claro, como pronuncia el periodista de El Mundo, que “casi nadie se atreverá a decir que estos jugadores, con las sospechas que lanzan sobre el colegiado, están manchando el escudo, la historia y el señorío del Barcelona”, recordando así otros casos como el de Pamplona, y apuntando a la doble vara de medir con el Madrid: “De la imagen y el seny del Barcelona nadie se preocupa. Ni siquiera cuando uno de los suyos llama mono a un rival. Sólo hay que exigir al Madrid, que por algo está lleno de facinerosos”. De esta manera, concluye lanzando un órdago a los culés: “Ninguno de estos fariseos ha exigido a Messi que pida perdón por escupir a un rival o por lanzar un balonazo a la grada del Bernabéu. Y no serán muchos quienes denuncien la dictadura del argentino en la plantilla después de la bronca que le echó a Tello por no pasarle un balón. Si Cristiano Ronaldo le hubiera lanzado esa mirada criminal a Morata, Jesé o Joselu, se habría pedido su extradición. Ya se sabe, habría atentado contra los valores de una institución centenaria, habría abusado de un chico de la cantera humilde que no merecía esa andanada del soberbio portugués”.


Deja tu Comentario