2013-05-01 17:05 Real Madrid Por: Administrador

La prensa española, retratada: Celebra el adiós de Mou y la inglesa, su regreso



Como cualquier persona, cualquier entrenador de fútbol, Mourinho puede haber cometido errores más o menos graves, en estas tres temporadas. Sin embargo, sólo con comparar la reacción de los periodistas de uno y otro país implicados en este "culebrón" por el futuro del técnico encontramos unas diferencias que fueron denunciadas ayer en primera persona por el portugués, y que a más de uno deberían hacerle reflexionar. Reflexionar sobre su trabajo y su honestidad profesional.

Y es que, mientras en España poco menos que se celebra como un éxito que Mourinho se marche del Real Madrid, en Inglaterra celebran que regrese a su campeonato. Allí llega como un técnico de prestigio, reconocido, como alguien que irá a mejorar el nivel de la Premier. Allí es querido, amado y respetado incluso por sus enemigos futbolísticos (contando con que se marche al Chelsea). Aquí es una malísima persona. Un dictador. Un provocador sin valores, egocéntrico y que ha engendrado todos los males del Real Madrid y hasta del fútbol español.



Muchos periodistas aprovecharon el partido de ayer para señalar que el equipo dio la cara mientras que su entrenador fracasó. Si se hubiera remontado, esas mismas personas hablarían hoy de mérito de los futbolistas, que le habrían sacado las castañas del fuego a su técnico. Hubiese pasado lo que hubiese pasado, Mourinho no iba a haberlo hecho bien jamás.

Hoy, 'The Guardian' y 'Daily Mirror' abren sus informaciones dando por hecho que Mourinho volverá al Chelsea. Especialmente reveladora es una frase firmada por el primero de los tabloides, nada sospechoso de amarillismo: "Mourinho se ha sentido víctima de una campaña mediática, a menudo virulenta, en los últimos meses. No puede evitar preguntarse qué se esconde detrás de esa actitud en un club que mantiene con los medios una posición a menudo estratégica desde las altas esferas".

En Inglaterra ven con claridad que la prensa española no acepta que nadie toque su estatus y corte su acceso sin tapujos a todo lo que quiera manejar dentro de la entidad. Ese ha sido el verdadero problema. Después, podremos entrar a valorar si Mourinho ha hecho las cosas mejor o peor, si ha sido maleducado o si se ha equivocado más o menos en estos tres años. Pero lo que verdaderamente ha provocado la campaña en su contra es, precisamente, eso. Su fortaleza para no dejarse manipular. Su resistencia ante los medios. 



Mourinho lo decía ayer: "En Inglaterra me aman. Me critican, pero de una forma justa". Aquí se le persigue cuando sale de Valdebebas para ir a ver jugar a su hijo. Al niño se le insulta. Se publican fotos de él y de su familia cuando a la prensa le da la gana y se le atiza por todo, llegando incluso a entrometerse en su vida privada. Eso ha terminado por matarle. Y todo esto, insistimos, fuera del ámbito puramente deportivo. Fuera del hecho de si lo ha hecho mejor o peor como entrenador del Real Madrid.

Sería interesante que todo el madridismo y la sociedad española, en general, se cuestionara por qué el Real Madrid va a pasar a la historia como el único club de donde Mourinho se tuvo que marchar por la puerta de atrás. Por qué en todos los equipos donde ha estado se le admira, y la prensa de todos los países donde ha entrenado anhela su regreso. Por qué es codiciado en todos los lugares menos en España. ¿De verdad podremos pensar que hasta tres países diferentes están equivocados y nosotros llevamos la razón? ¿De verdad creeremos, gustos aparte, que portugueses, ingleses e italianos no entienden lo mala persona que es José Mourinho? Esto trasciende lo deportivo.Se trata de una pura cuestión de respeto y de objetividad. El tiempo pondrá a cada uno en su sitio.


Deja tu Comentario