2016-10-28 08:10 FC Barcelona Por: Administrador

La prueba de que le tienen ganas al Barça



Por mucho que digan desde la Liga y otros órganos, lo cierto es que el Barça está perseguido. La envidia que levanta el club azulgrana respecto a las demás aficiones mueve a muchos a agredir y faltar al respeto a los culés. Y lo que es peor: no hay nadie que pueda amparar ni a la entidad blaugrana ni a sus jugadores. En las sanciones correspondientes se halla la prueba que demuestra que el Barça no tiene protección ante incidentes como el de Mestalla. Esto es lo que se puede sintetizar de la multa que deberá pagar el individuo que arrojó botellas de agua sobre los jugadores blaugranas. La sanción por lanzar este tipo de objetos, y también mecheros, llega hasta los 1500 euros. Una cifra que si ya parece irrisoria por tratarse de una agresión física contra un jugador de fútbol profesional, todavía es más ridícula si se compara con otras multas que los culés han tenido que pagar.

La sanción sobre Messi subraya la vergüenza

Por ejemplo, hace un tiempo Leo Messi tuvo que pagar 2000 euros de multa por enseñar una camiseta bajo la elástica azulgrana en la que felicitaba a su madre. Cuando se trata del Barça, felicitar a un ser querido tiene que ser castigado, e incluso con más dureza que agreder a un jugador rival. Demencial. Así, el Barça ya no puede contar ni con el amparo de las instituciones, que no sólo le han dado la espalda, sino que además juegan en contra de los intereses culés. La campaña contra el club azulgrana es ahora más visible que nunca.

Deja tu Comentario