2012-09-04 09:09 FC Barcelona Por: Administrador

La rabieta de CR7 se reduce a más dinero y más mimos



Cuando Cristiano Ronaldo le dijo a Marca hace apenas unas semanas que "me quiero retirar en el Real Madrid" no mentía. Sucede que quiere retirarse en el Madrid de otra manera: cobrando más dinero y recibiendo un apoyo y unos mimos que considera que ahora mismo no tiene. A Cristiano Ronaldo le pone de los nervios cobrar lo mismo que Kaká, un suplente al que el Madrid se quiere sacar de encima por inútil. El portugués entiende que él es medio equipo, que sin él el Madrid no es nada, y no encuentra justo recibir el mismo trato salarial de alguien que ya no tiene nivel ni siquiera para sentarse en el banquillo. La abolición de la Ley Bosman, que le permite tributar por el 24% de sus ingresos le obligará a hacer frente a una retención del 52% una vez llegue a los cinco años de residencia en España. Eso también tiene mucho que ver con su rabieta. Sabe que sus ingresos están muy lejos de los de Eto´o o Ibrahimovic, por poner dos ejemplos, y está dispuesto a firmar el último gran contrato de su vida sacándole el máximo rendimiento a su juego. El Madrid ha iudo renovando sin problemas a otros jugadores cuyos contratos estaban próximos al vencimiento y considera que Florentino le ha dado ya demasiadas largas con el suyo, que entiende él debería ser tema prioritario en el club.

Por otra lado, Cristiano Ronaldo considera que el club no se está moviendo como debería para que el mundo entero reconozca su calidad individual. Piensa que si Florentino se hubiera movido ante la UEFA como lo hizo ante el diario Marca, el galardón que concedió el jueves el máximo organismo europeo al mejor jugador de la temporada hubiera sido para él. Cristiano se reunió en las últimas horas con Florentino Pérez y le expresó su malestar, dejando abierta incluso la puerta a una posible marcha del Bernabéu.



Lo que ha conseguido Cristiano Ronaldo es meterle el miedo en el cuerpo a Florentino, que echa fuego por la boca después de ver a su buque insignia marcar dos goles en el Bernabéu sin celebrarlos, como si la cosa no fuera con él. "No me siento querido", le ha dicho a Florentino Pérez. El tema recuerda mucho al de Rivaldo, cuando se quejaba de no recibir cariño del Barcelona cuando en realidad lo que quería recibir eran más billetes.

La rabieta de Cristiano Ronaldo supone un gol en propia puerta al Real Madrid, un torpedo a la línea de flotación del club blanco, una desestabilización evidente que refuerza la posición de líder del FC Barcelona. Y todo eso sucede en la tercera jornada y con cinco puntos de ventaja sobre Cristiano Ronaldo y los suyos.


Deja tu Comentario