2012-03-21 11:03 FC Barcelona Por: Administrador

La raya de la discordia dispara el cagómetro blanco



Tomás Roncero: "!Pero bueno, si esa raya está torcida! ¿Qué raya es ésa? ¡Oye, que yo sacaba notables y sobresalientes! ¡Esa raya está oblicua! Para mí queda claro que es fuera de juego". Damián González: "Sinceramente, yo suspendía geometría, pero la sensación que tengo es que eso no me cuadra. ¡Eso está mal hecho!". Hermel: "¿Sabéis por qué no me creo esta línea? Porque el no fuera de juego de Messi es tan grande que no es creíble".

Es un hecho. El cagómetro se ha instalado en la Central Lechera. Cuando la realidad les estropea un magnífico titular blanco, blanquísimo, niegan lo niegan y a otra cosa, mariposa. Así son. Así se han comportado siempre. Como cuando el diario As borró de una foto a un futbolista para demostrar que el Barça había marcado un gol en fuera de juego. El fin justifica los medios. El fin ahora es negar que el Barça pueda comerse al Madrid en diez partidos. Y si lo consigue, preparémonos para la más furibunda campaña de mentiras y calumnias. Ya se ven campeones, incluso presumen del título antes de haberlo conseguido. La decepción sería tan grande que la respuesta sólo puede llegar con villaratos y sandeces por el estilo.



El gol de Messi fue legal. Las imágenes lo prueban. Sólo quien se proponga negar de forma sistemática y premeditada la superioridad del Barça sobre el Madrid se atreverá a negar la evidencia. Y en eso estamos. También el presidente del Granada, Enrique Pina, se sumó al carro de los lamentos: "Hay jugadas discutidas que pueden influir en el resultado. Víctor Valdés choca con mi jugador (Borja Gómez) e impide que la jugada se termine. Y en el tercer gol del Barça, Messi parece en fuera de juego. Es discutido". Las imágenes pusieron luego a todos en su sitio. Una cosa es quejarse, lamentarse de que los partidos no acaban con el resultado que uno desearía, y otra mentir premeditadamente negando la evidencia. Y dudar de Canal +, un canal que ha dado muestras sobradas de su madridismo y antibarcelonismo en el tratamiento de las repeticiones. Cuando perjudican al Barça, 25 veces. Cuando perjudican al Madrid, ni se comentan.

De lo que no hablan ni el presidente del Granada ni los encargados de amplificar la gran mentira merengue es de los tres penaltis escamoteados al Barça ayer por el mismo árbitro que se negó a ver la mano de Higuaín en Valencia y decidió así regalarle dos puntos al Real Madrid. No hablan porque no les interesa. El aparato de propaganda del presidente Pérez afila sus armas. Lo van a pasar mal en los próximos dos meses y ya empiezan a practicar con la mentira para contrarrestar las armas de un Barça que puede con todo, incluso con los árbitros.


Deja tu Comentario