2011-08-06 19:08 FC Barcelona Por: Administrador

La rebeldía de Cesc merece un premio



Pero este año no hay excusas. El internacional español ha hecho un esfuerzo impagable  como para que el Barça le deje tirado ahora en Londres. La presión ejercida por el centrocampista se puede resumir en tres puntos:

1. El jugador se negó a hacer la gira asiática con el Arsenal. Pese a que los ‘gunners’ intentaron hacer ver que la no convocatoria de su capitán se debía a unas molestias, la realidad es que Cesc no quiso viajar con el resto del equipo, e incluso estuvo una semana entrenando al margen de sus compañeros.



2. Reunión con Wenger al volver el equipo de la gira. El capitán del Arsenal se plantó y le dejó claro al técnico francés que se quería ir. Dijo públicamente que no volvería a vestir la camiseta ‘gunner’ y preparó la despedida para sus compañeros y afición.

3. Viendo los problemas económicos del Barça, el centrocampista catalán aceptó rebajarse el suelo la friolera de un millón por temporada.

Si alguien en el Camp Nou piensa que estos gestos no merecen un esfuerzo, es que realmente no desea ver a Cesc con la elástica azulgrana. Ya no sirve decir que el jugador no muestra sus ganas de jugar en el Barça, ni que el Arsenal se cierra en banda a negociar. Ahora la pelota está en el tejado culé, y Fàbregas merece que los dirigentes del club catalán hagan lo necesario para ficharlo.




Deja tu Comentario