2012-08-02 22:08 Real Madrid Por: Administrador

La renovación de Cristiano no avanza



Sergio Ramos, Pepe, Albiol, Higuaín, ahora Arbeloa... todos han ido renovando sus contratos, pero el caso de Cristiano es diferente. Hace tiempo que las negociaciones entre ambas partes están estancadas, y no precisamente porque el portugués quiera marcharse. Ronaldo es feliz en Madrid. El problema atiende a cuestiones de fiscalidad.

Y es que cuando Cristiano fichó por el Madrid, estaba en vigor la denominada 'Ley Beckham' (conocida así porque el primer jugador que se benefició de la misma fue el inglés). Esta norma, aprobada por el Gobierno de Aznar, se creó como incentivo para atraer a España a ejecutivos del extranjero con beneficios fiscales. Los deportistas de élite se beneficiaron de ella. Su base fundamental es que un trabajador que cobrase más de 300.000 euros y que viniera de fuera de España sólo pagaría un 25 por ciento de IRPF por su salario durante sus primeros 5 años en nuestro país. Cristiano fue fichado aprovechando esta Ley y de esa forma el Madrid le ha estado pagando 12 millones limpios por temporada teniendo que abonar "sólo" 4 al Estado.



Ahora, sin embargo, dicha norma ya no existe y la crisis económica ha empujado al Ejecutivo a exigir mucho más en concepto de impuestos por las fichas de los futbolistas, lo que llevaría al club blanco a tener que pagar más de 30 millones de euros al año para poder darle a Cristiano los 15 millones limpios que pide.

Un desembolso brutal, que ha hecho que el asunto de su renovación se estanque. Tarde o temprano se alcanzará un acuerdo, pero ambas partes tendrán que buscar una solución intermedia para ampliar el "matrimonio" entre el portugués y el club en estos tiempos de crisis. 

En el caso contrario está Kaká, que precisamente tiene problemas para abandonar el Madrid por estos mismos motivos fiscales. La cantidad en concepto de impuestos que tendría que pagar el Milan, equipo más interesado en el brasileño, para mantenerle la ficha que cobra en el Real Madrid es aún mayor de la que pagan los blancos en España. Es por eso que los transalpinos ven imposible asumir su sueldo y necesitan que se lo baje. Y es que, dada la situación del fútbol actual, es impensable mantener los contratos de antaño. 




Deja tu Comentario