2013-05-30 18:05 FC Barcelona Por: Administrador

La selección vuelve a perjudicar al Barcelona



Joan Tubau

Ocurre año tras año. El Barça se ve en la obligación de dosificar a sus jugadores para que lleguen en las mínimas condiciones físicas exigibles al final de la temporada. Y cuando eso ocurre, ahí está la selección española para acabar de rematarlos. Ya se vio en la eliminatoria ante el Bayern de Múnich que los jugadores del FC Barcelona han llegado muy justos de gasolina al final de la temporada. Es normal, empalman ligas con Mundial, ligas con Eurocopa, ligas con Copa Confederaciones... Cada año la misma historia. Y cada año se produce un desgaste mayor en esta generación de futbolistas que no acaba de apagarse del todo, aunque en Madrid lleven años suspirando por el fin de ciclo.



La cuestión es que el Barça se ve en la obligación de dosificar a sus cracks a lo largo de la temporada para que no se rompan y debe asumir su renuncia a ellos en partidos comprometidos porque no son máquinas y deben descansar. Luego llega el final de temporada y son exprimidos hasta la última gota con la selección.

Pero lo de anoche fue del género bobo. ¿Qué necesidad tenía el Barcelona de jugar con los suplentes ante el Espanyol en la Copa Catalunya? ¿Por qué hay que reservarlos para que lleguen a punto a la convocatoria de la selección? El Barça estuvo a punto de perder el torneo y no le dio la vuelta al marcador hasta que aparecieron los titulares. Tito formó con Oier; Patrick, Sergi Gómez (Piqué, Min. 69), Adriano (Mascherano, Min. 46), Balliu (Alba, Min. 69); Sergio Busquets (Song, Min. 46), Sergi Roberto (Sergi Roberto, Min. 46), Jonathan Dos Santos (Cesc, Min. 66); Pedro (c) (Alexis, Min. 46), Rafinha (Villa, Min. 66) y Deulofeu (Xavi, Min. 66). Es decir, dejó a cinco convocados por Del Bosque en el banquillo para que descansaran, renunció a Iniesta y Valdés y sólo sde atrevió a alinear como titulares a Busquets y Pedro.

De hecho Tito Vilanova actuó más al servicio de la selección española que del club que le paga. Esta situación no se entiende a no ser que el Barcelona y la Federación hayan pactado algo, muy rentable para el Barcelona, para que desde el Camp Nou se defiendan los intereses de la selección. Si no, no se entiende. La imagen que queda en los aficionados es que los jugadores barcelonistas se ponen a punto en el Barça para llegar a tope a la selección.



Y si no es así, lo parece.

 


Deja tu Comentario