2012-09-05 23:09 Real Madrid Por: Administrador

La sociedad se ensaña injustamente con Cristiano



Una vez más, desde este portal queremos poner por delante nuestra opinión de que Cristiano no "reclamó" el cariño que necesita de la mejor forma posible. Salir a la zona mixta del Bernabéu y hacerlo de improviso y mediante un canutazo no es la manera de hacerlo. Pero pasar de eso a convertir al luso en el blanco de todos los males de esta sociedad en crisis hay un camino muy grave que algunos están tomando, y que debe parar.

Hagamos un repaso generalizado de las críticas más sonadas que se han vertido sobre el portugués en las últimas horas. Ayer, el lateral derecho del Málaga, Monreal, decía que Cristiano "no está para quejarse". El ex técnico culé Carles Rexach, había dicho antes que si el luso estaba triste "la gente debía ir llorando por la calle". Mucho más duro fue el presidente del Getafe, Ángel Torres, aficionado a disparar contra todo lo que huela a madridismo cada vez que puede, por pura envidia: " "A Cristiano le están dando de su propia medicina. Tiene que ser menos egoísta".



Iniesta había hablado en 'El Larguero' sobre este tema soltando pullas de forma más indirecta: "Nunca he pensado que rajar ante los medios sirva para conseguir cosas". Y lo más preocupante: Buena parte de la afición del Real Madrid se ha enfadado mucho con todo lo sucedido. El "si quiere más dinero que se vaya" es una frase habitual de las tertulias de la calle estos días.

Aun pudiendo ser, en cierto modo, entendible el enfado de buena parte de la sociedad, que en estos tiempos no pasa por su mejor momento, con CR7, conviene invitar al lector a que se pare por un momento y piense en el día a día de este chico, que, dicho sea de paso, ayer aclaró mediante un comunicado en su página oficial de Facebook que su tristeza "no es por dinero" y que está motivado y comprometido para "ganar todas las competiciones".

Cristiano afirma no estar pasándolo bien en el plano personal, y lo hace en un día en el que, estando así, marca dos goles. Asegura que su rendimiento no bajará y que seguirá siendo un profesional. Tristezas aparte, precisamente es eso lo que más le preocupará a buena parte de la afición del Real Madrid, que teme ver a su jugador dando menos de lo que ha dado estos últimos años o incluso pidiendo la marcha de la entidad.



Él ha prometido que nada de eso sucederá. Cristiano Ronaldo, un chico que tiene defectos como todo ser humano, también tiene derecho a no ser feliz como cualquier otra persona. Debe afrontar el día a día aguantando que la sociedad le tache de chulo, falso, mezquino, poligonero y niñato consentido sin poder defenderse. Una imagen, por cierto, que le acompaña desde casi siempre y que no puede quitarse por mucho que intente demostrar que no es la suya. Debe medir todos y cada uno de sus pasos, cada conferencia de prensa que da, cada sesión de fotos, cada acto publicitario o cada jugada que traza, porque la sociedad está esperando ver algún gesto con el que cebarse y seguir insultándole. Debe aguantar como en cada campo que visita le gritan, le insultan, le escupen y le recuerdan a Messi sin venir a cuento, como si el argentino fuera su antagonista, la viva imagen de la Virgen María. Es verdad que cobra muchísimo dinero, pero lo cobra como todos los futbolistas, pues es la propia sociedad la que ha decidido que el fútbol mueva las cantidades que mueve y que sus protagonistas cobren lo que cobran.

Muchos otros hicieron cosas similares antes, pero a Cristiano no se le permite porque no es buena gente. El error consiste en pensar que el dinero da la felicidad y que por lo tanto cuando uno cobra diez millones de euros TIENE que ser feliz y dar ejemplo las 24 horas del día. Parémonos por un momento, pensemos en cómo sería un día soportando todo lo descrito antes, y después, repetimos, yendo por delante que quizá se ha equivocado, juzguemos. Y repetimos: Se ha equivocado, quizá. Nada más.

La sociedad ha atacado injustamente a Cristiano pensando que quería más dinero. Ahora él ha dicho que no es por eso. El vestuario ya le ha brindado su apoyo y Mourinho también lo ha hecho. ¿Y si sólo necesitaba eso? Cada vez está más claro que será feliz consiguiendo el respaldo del club y del madridismo. El dinero es lo de menos. 


Deja tu Comentario