2012-08-01 10:08 FC Barcelona Por: Administrador

La Supercopa la arbitra Mourinho directamente



El fútbol español baila ahora al son que marca el dedo de Mourinho. Las relaciones del Barça de Rosell con Villar viven su peor momento y Florentino Pérez ha aprovechado la circunstancia para teñir de blanco todas las decisiones de la Federación para alegría de Jose Mourinho, que, después de ser indultado por su cobarde agresión a Tito Vilanova, ya ha visto cómo se ha atendido su petición de que no haya clásicos en las fechas críticas de abril-mayo, cuando el Real Madrid -teóricamente- se juega su presencia en la Champions League. Así debe entenderse que haya pasado más de un año sin que el Real Madrid de Mourinho sea sancionado con un penalti en contra o que Messi necesitara de 515 días para verse favorecido por la señalización de un penalti. Será que los defensas blancos no zurran o que el argentino de los 50 goles no pisa el área.

En este paisaje hay que valorar el sibilino comportamiento de los árbitros la temporada pasada, cuando el Real Madrid iba acumulando penaltis a favor y ninguno en contra mientras al Barça le escatimaban todos los que se le hacían. Sólo cuando el Madrid ganó en el Camp Nou y sentenció el campeonato, los colegiados se atrevieron a favorecer al Barça con las penas máximas, muchas de ellas absurdas, que no se atrevieron a pitar cuando de sus decisiones podía depender la pérdida de la Liga por parte del Real Madrid.



Ahora llega la Supercopa y para que Mourinho esté contento y no le meta el dedo en el ojo a nadie, la Federación ha hecho todo lo posible para que el Madrid lo tenga todo a favor. Mourinho no podrá enrabietarse esta vez y dar rienda suelta a su innata violencia porque su amigo Mateu Lahoz y Gómez Clos, otro sospechoso madridista, serán los encargados de impartir la justicia de la manera que más le interesa a él.

Gómez Clos es el mismo que mintió en el acta de un Almería-Barça jugado en la temporada 2009/10 para justificar la expulsión de Guardiola. Pep fue multado con 15.000 euros por llamarle mentiroso en la redacción del acta. En cambio Mourinho fue penalizado con 600 euros por agredir a Tito Vilanova, es la vara de medir de la Federación de Villar. Posteriormente se ha caracterizado por su ceguera en el ára contraria al FC Barcelona. comiéndose penaltis de libro que, en cambio, sí vio cuando le tocó arbitrar al Real Madrid. En el último partido de la Liga pasada Clos Gómez dirigió el Granada-Real Madrid y actuó de forma tan descarada a favor del Real Madrid que quizá por eso ahora ha sido designado para pitar la Supercopa. Siqueira le llamó "hijo de puta y sinvergüenza"  en el túnel de vestuarios y fue expulsado, Alex Geijo le dijo que "nos has jodido la temporada" y David Navarro añadió: "sois unos sinvergüenzas". Por eso mismo en ese partido expulsó a Moisés Huratado, por llamarle "ladrón". Ahora recibe su premio.

Por su parte, de Mateu Lahoz dijo recientemente Mourinho: “Es fantástico, lo quiero cada domingo, es de los que dejan jugar, no se deja llevar por los artistas de la piscina, con Mateu Lahoz da gusto”. En realidad quería decir, que sólo pasaba por alto los piscinizados de Di María, Cristiano Ronaldo y Marcelo. Y eso es de agradecer. Quizá por eso el Real Madrid ganó todos los partidos de Liga, siete, que le arbitró Mateu Lahoz. Es cierto, para el Madrid es todo un "gustazo" jugar con la colaboración de Mateu Lahoz. Por eso, para que Mourinho pueda ya presumir en agosto del primer título de la temporada, Ángel Villar se ha encargado de hacerle feliz con dos árbitros muy comprensivos con su causa. Ahora le será muy difícil encontrar una excusa si el Madrid, bien arropado, no es capaz de ganarle al Barcelona.






 

Deja tu Comentario