2011-04-01 19:04 FC Barcelona Por: Administrador

La transparencia brilla por su ausencia en el Barça



Toni Freixa, el directivo portavoz de la junta blaugrana, ha explicado que los directivos del FC Barcelona dispondrán de diez entradas cada uno para la final de la Copa del Rey, y dio a conocer todos los estamentos que recibirán entradas del club, de ese 15% que se ha reservado para compromisos con instituciones y otros ámbitos deportivos. Freixa ha recordado  que si ahora el Barça se reserva un 15%, antes era un 24%. Con eso queda tranquila su conciencia. Tampoco ha querido  recordar Freixa que en la época anterior a Laporta los directivos disponían de cinco entradas para las grandes finales. Eso, mejor no recordarlo, mejor que no lo sepan los socios.

Ese 15% que se queda el Barça vienen a ser 3.000 localidades que se distribuirán entre compromisos institucionales y deportivos, las cuatro comisiones del club, el patronato de la Fundació, el Consell Consultiu de Penyes, el primer equipo (jugadores más cuerpo técnico), secciones, fútbol formativo, patrocinadores, medios de comunicación con relación contractual con el club, integrantes de la ABVeterans, Casal de l'Avi, empleados y miembros Junta Directiva.



En una sociedad presidida por la transparencia, los propietarios de la misma exigirían el reparto detallado de esas 3.000 localidades. En el Barça de Sandro Rosell, como en el de Laporta, las cosas se hacen de otra manera. A falta de datos, la confianza de los dueños del club en sus administradores debe basarse exclusivamente en la fe. Y así, la nueva administración ha optado por seguir los pasos que guiaron a los Oliver, Sala i Martín y Perrín: verdades a medias. Dicen a dónde van a parar pero no en qué cantidades ni desvelando identidades.

Teniendo en cuenta lo mucho que sobre este tema habló la candidatura de Sandro Rosell durante las elecciones, los socios merecían un mínimo desglose de esas 3.000 entradas que le pertenecen y que les han sido sustraídas. Más que nada para confirmar que sus gestores, además de ser honrados lo parecen. En este caso, no se trata de dudar de la honradez de nadie, sino de parecerlo con hechos. Y aunque no se les pueda acusar de deshonestos, tampoco el oscurantismo de su gestión da pie a bendecirlos como honestos.

De la misma manera que los socios saben que cada directivo se queda diez entradas para su uso y disfrute, ¿tanto costaba informarles sobre la identidad de los compromisos instituciones y deportivos?, ¿cuántas entradas les tocan a los jugadores y al cuerpo técnico, cuántas van a parar a "los medios de comunicación con relación contractual con el club"? ¿Los veteranos se llevan 200, 50 o 15? ¿Los empleados 2, 5 o 50?  ¿Cómo se ha realizado la distribución entre las penyes?  ¿Y el reparto en la Fundació? ¿Y los patrocinadores, cuántas cada uno?



Si no hay nada que esconder, esta directiva podría haber dado una muestra de su voluntad de servicio al socio y transparencia. Pero no lo ha hecho. 3.000 entradas son muchas entradas, aunque sean un 10% menos de lo que se agenciaba la anterior directiva. a los dueños del club se les prometió información y sólo se le han dado vaguedades, como cuando se les enseñó una Due Dilligence mutilada.

El socio tiene el derecho y la obligación de saber, por ejemplo, cuántas entradas van a parar a Qatar Foundation, por citar un ejemplo. Si el socio estuviera informado, a lo mejor esta directiva descubría que los dueños de la entidad no quieren patrocinadores que dejan dinero si el precio es perder posibilidades de disfrutar de una final con el equipo de sus amores. De eso tampoco se informa y, en aras a la transparencia prometida, bueno sería que esta directiva explicara a los amos del club cuántas entradas pìerden los socios para las finales cada vez que se firma una entrada de dinero con el acuerdo de un nuevo patrocinador.


Deja tu Comentario