2011-12-24 19:12 Real Madrid Por: Administrador

La última y más escandalosa artimaña culé



Descarada sería un ejemplo para definir la forma en que el FC Barcelona pretende manipular la competición copera. Les duele demasiado que el campeón actual sea el Real Madrid y no lo pueden soportar. Para empezar, su influencia se ha notado demasiado a la hora de distribuir los encuentros de las dos primeras semanas de enero en el calendario. Mientras al Barça le dejan tres días de descanso entre partido y partido, al Madrid le obligan a jugar dos partidos en cuatro días.

No suficiente con eso y una vez decididas las fechas, desde la directiva azulgrana se han puesto manos a la obra para poder situar el orden de los partidos a su antojo. Puesto que pedirlo directamente cantaba demasiado, se han propuesto cambiar el césped para así tener la excusa de que el terreno de juego no está listo para jugar. Algo que se debe hacer en verano y que ya hizo el club azulgrana este mismo año. ¿Porqué cambiarlo ahora? Una vez más, el Barça campa a sus anchas. En princicipo está previsto un Barça Osasuna el 4 de enero en el Camp Nou y la vuelta una semana después, el día 12, en el Reyno de Navarra. Veremos como termina el asunto.



Por otro lado, contentos deben estar en Pamplona pues no es la primera vez que el Barça realiza una jugarreta de este estilo. Para recordarlo debemos remontarnos al 4 de diciembre de 2010, cuando el Barça de Pep Guardiola llegó tarde al partido que debía disputar en Liga ante los pamplonicas con la excusa de que desde la Federación les habían dicho que no viajaran. En aquella ocasión los rojillos perdonaron al Barça, pero una segunda vez ya sería escandaloso.


Deja tu Comentario