2016-05-16 18:05 Real Madrid Por: Administrador

La verdad que más duele en el Real Madrid



CilA_LGWwAADJFz Fede Peris El barcelonista Douglas lleva poco más de un año en el fútbol español. Apenas ha disputado 116 minutos de Liga entre la temporada pasada y la actual y ya ha ganado dos Ligas. Cristiano Ronaldo y Benzema llevan siete años en el Real Madrid y han ganado una menos. Bale, Modric, Kroos o James no han ganado ninguna. El Real Madrid sigue gastándose la pasta y el Barcelona va encadenando un título tras otro mientras los palmeros mediáticos madridistas aplauden con las orejas. En Madrid el aparato de propaganda mediático que protege al Real Madrid y cuida de su imagen trata de ocultar este dato y lo esconde detrás del supuesto efecto positivo que puede generar Zidane, del que dicen ahora que ha ganado la Liga porque ha sumado más puntos que Luis Enrique. Incluso algún medio le concede el título de campeón moral. CikhXzHWgAAM0-_ Pero la realidad es la que es. El efecto Zidane durará lo que tenga que durar. Tiene su fecha de caducidad, como la tuvo Benítez, Ancelotti, Mourinho o Pellegrini. Los entrenadores van pasando y lo que no cambia es el ciclo del Barça. El anunciado fin de ciclo no llega y ya vamos para siete años desde que la Caverna que integra el aparato de propaganda al servicio de Florentino Pérez va anunciando a los cuatro vientos que lo del Barça se acaba y nos aprestamos a vivir una nueva era madridista. Lo cierto es de que, después de siete años, Cristiano Ronaldo ha ganado una Liga con el Real Madrid mientras Messi ya va por la octava. Algo están haciendo mal en el Real Madrid. Pero la propia censura que se imponen allí les impide hacer autocrítica y prefieren poner buena cara al mal tiempo recurriendo al viejo recurso que décadas atrás hizo fortuna en el Barça, cuando decían aquello "l´any que vé sí", el año que viene sí. Y en eso están, prefiriendo poner paños calientes a la herida en lugar de buscar la solución. Parece claro que el año que viene, más de lo mismo. Con efecto Zidane o sin él.

Deja tu Comentario