2015-09-09 18:09 FC Barcelona Por: Administrador

La verdad sobre la tendenciosa campaña que azota a Piqué



Fede Peris

No soportan los éxitos del Barça. Y menos que sirvan para llenar de felicidad a los demás mientras el Real Madrid se queda en blanco -algo muy habitual en los últimos años- o logrando títulos en cuentagotas. Y eso produce envidia, revuelve las tripas y genera mala sangre. La capacidad de aguante tiene un límite. Intentaron tapar sus miserias con la farsa del villarato. Pero ya no se atreven y se ven obligados a tragar.



Y una cosa es tragar y otra soportar a un tipo que dice lo que piensa. Como Mourinho. Pero Mourinho era del Madrid y podía decir y agredir cuanto le viniera en gana. Eso en el técnico portugués era una virtud. Era sincero. No como Guardiola, que pretendía ser políticamente correcto y le atizaron por falsa modestia. Y es que el juego consiste en zurrar a todo lo que no vista de blanco.

Con Piqué pasa lo mismo que con Mourinho. Que no se calla. Pero a este no se lo perdonan. Este tiene que estar calladito porque no es de los suyos. Aunque no meta el dedo en el ojo a nadie. Se merece una campaña despreciable y feroz para acabar con sus días en la selección.Parece que no quieren a triunfadores en la selección. Mejor recurrir a quienes mejor conjugan el verbo perder, los que van de blanco. Aunque será difícil encontrarle ahí un recambio a Piqué. Sólo Ramos actúa con regularidad entre los seleccionables. De nada sirve que Piqué se haya partido la cara por España. No le perdonan lo de Kevin Roldán. ¡Menudo insulto! Era más perdonable el dedo en el ojo. Una anécdota simpática. O las meadas que va echando Cristiano Ronaldo por la calle, o el gesto de robar y robar del mismo sujeto. Y el colmo, Sergio Ramos diciendo que él cuando gana no se acuerda de los rivales. ¿Se podrá tener más morro? ¿A quién quieren engañar? Se les entiende todo. ¡Cochina envidia!!

Como diría Cristiano Ronaldo, Piqué está en su derecho de considerarse guapo, muy bueno y millonario. Y, además, a diferencia del portugués, simpático. Y eso sí que no. Por eso contra Piqué, que gana, gana y gana,  todo vale. ¡País!




Deja tu Comentario