2012-09-04 16:09 Real Madrid Por: Administrador

La verdadera historia sobre Cristiano y el Real Madrid



"No celebro los goles porque estoy triste. La gente del club sabe por qué. Es por un tema profesional. No puedo decir nada más". De esta manera se despedía Cristiano de los periodistas en la zona mixta para afrontar dos semanas alejado de Madrid y concentrado con su Selección. El revuelo montado alrededor de sus palabras ha sido, lógicamente, notorio.

Una inmensa mayoría de medios han interpretado sus declaraciones como un anuncio público de su inminente salida del club. Varios han sido los rotativos (AS, El Confidencial) o las radios (SER) que en seguida informaron de que Cristiano se había reunido el pasado sábado con Florentino Pérez para decirle que no estaba a gusto y que se quería marchar. Nada más lejos de la realidad. Es comprensible que sus palabras resulten desconcertantes, pero si se analiza todo con calma resulta evidente que no están pronunciadas con ninguna intención de conseguir una desvinculación del equipo blanco.



En primer lugar, Cristiano ha dicho que se encuentra triste por un tema profesional y que en el club lo saben. En ningún momento ha dicho públicamente que esté incómodo en el Madrid hasta el punto de querer irse, ni mucho menos que se quiera marchar. Además, lo ha dicho justo un día después de que termine el plazo de fichajes en el mercado veraniego. Si se hubiera querido ir, lo normal habría sido hacerlo al principio del verano para intentar forzar su marcha, no ahora, cuando sabe que, haga lo que haga, tendrá que "aguantar todo el año" en el equipo.

Por otro lado, dice que el problema viene por una cuestión "profesional". Si las noticias sobre su reunión con Florentino son ciertas, algunos medios, como la cadena COPE, apuntaban ayer a que CR no le dijo al presidente que se quería ir, sino que no se encontraba a gusto y feliz en el equipo, algo que parece más razonable. Esto también demuestra que no se quiere ir, porque si lo tuviera decidido no le diría al máximo mandatario blanco que está mal, simplemente le diría que quiere marcharse. Lo que busca es que el club sepa que no se encuentra bien y que atiendan a sus problemas, no una salida.

De lo que más se ha debatido en las últimas horas es sobre el motivo de su infelicidad. Son muchos los temas que han salido a la palestra como posibles causas: Un posible enfado con Marcelo, la tardanza por parte de la entidad de abordar su renovación cuando sí se ha preocupado de ampliarle el contrato a otras figuras del equipo como Arbeloa, Albiol o Di María durante el verano; El no sentirse respaldado por parte del club respecto a su pelea por el Balón de Oro, su aislamiento dentro del vestuario... puede ser que el problema venga por alguna de estas cuestiones, o tal vez sea un poco por todas. Hay que recordar que no se encuentra en su mejor momento personal, pues está teniendo que afrontar los numerosos (y a todas luces, falsos) rumores que apuntan a una crisis sentimental con su pareja, Irina Shayk. Un enfado con un compañero se resuelve con una simple conversación. La sensación que da es que a Cristiano se le han juntado varios problemas personales y deportivos en la cabeza al mismo tiempo y que no pasa por su mejor momento, algo que ha querido que se sepa. Eso también es "profesional", una palabra que puede interpretarse de muchas maneras. Quizá lo que pretende Cristiano es que el club le arrope y le de cariño en unos días complicados para él.



En cualquier caso, es de locos plantearse que el luso se quiera marchar. No hay mejor equipo en el mundo en el que pudiera estar, ni tampoco que pudiera pagarle lo que le paga el Madrid. Recordemos que su cláusula de rescisión asciende a 1.000 millones de euros. ¿Quién puede pagar eso?

Aunque es verdad que quizá no ha elegido la mejor manera de que se sepa, Cristiano ha hecho saber a todos que no lo está pasando bien, y eso, lejos de conllevar una intención de alejarse del Madrid, es un grito para que desde el club se le atienda y se le arrope. Es indignante que se le tache de poco profesional cuando lleva cuatro temporadas partiéndose la cara por el Madrid. No ha hecho más que marcar goles y más goles desde que llegó y aún no estando feliz y diciéndolo públicamente, en un mal momento personal le mete dos goles al Granada. ¿No es eso ser un profesional? Ahora sólo queda saber cuales son sus problemas y atenderlos como se merecen. Él sabe mejor que nadie que la afición le adora y que es el estandarte de la entidad, algo que, quizá en los últimos tiempos, no ha sentido como tal. Sólo con un poco de cariño volverá a estar feliz.  


Deja tu Comentario