2015-05-29 23:05 FC Barcelona Por: Administrador

La verdadera razón por la que el Barça no quiere a Alves



Fede Peris

El FC Barcelona le ha ofrecido a Dani Alves (32 años) un contrato por dos temporadas ampliable a una tercera en función de su rendimiento. Las condiciones económicas para esta etapa que concluirá a los 34 o 35 años son las mismas que cuando firmó su último contrato con 28 años. El club entiende que su rendimiento ha decrecido en los últimos años y considera que seguirá empeorando en los próximos, por lo que no entiende las quejas del jugador, que seguiría cobrando los 11,5 millones brutos por temporada que venía percibiendo hasta ahora.

Dani Alves quiere equipararse a Iniesta y llegar a los 15 millones por temporada añadiendo a la negociación un bonus por fichaje. Y Bartomeu no está dispuesto a pasar por el aro. Dice Alves que quiere que le valoren y que no es cuestión de dinero. Pero lo único que separa a Alves de la renovación es el dinero. El jugador sabe que el Barça no podrá fichar hasta enero y que su plaza quedará desguarnecida porque Luis Enrique no confía ni en Montoya ni en Douglas. Por otra parte, sabe también que Luis Enrique quiere que siga en el equipo. Y ha utilizado las dos bazas para chantajear al club pidiendo más dinero y argumentando que tiene ofertas superiores. Sin embargo, esas ofertas no aparecen por ningún lado.



Y es que el mercado también entiende que, aún con la carta de libertad, un lateral de 32 años que ya no cuenta en su selección y que mantiene una progresión descendente en su juego no puede cobrar 15 millones de euros. Así lo entiende el Barcelona y los grandes de Europa, que no tienen a Dani Alves en su punto de mira.

La negociación se ha convertido en una partida de póker con faroles por todas partes. Y la realidad es que a Alves le costará encontrar un equipo que le pague lo que le está ofreciendo ahora mismo el Barcelona y que Bartomeu considera que si finalmente Alves decide irse, su baja no será una gran pérdida para la plantilla.

Pero hay más. Existe otro detalle que aconseja al FC Barcelona no renovar el contrato de Alves. En la zona noble del Camp Nou se considera que su estrecha amistad con Leo Messi es una mala influencia para el crack argentino, como en su momento entendió Pep Guardiola que había que alejar a Messi de Ronaldinho. La marcha de Alves significaría la desaparición de una compañía para Messi que se considera nociva. Alves dice que se siente maltratado por el club y el club entiende que Alves no se ha comportado como sería de esperar en un profesional de su plantilla cuando a pocas fechas de afrontar las dos finales que el equipo tiene pendientes ha antepuesto sus intereses personales a los del colectivo con una rueda de prensa absurda e inoportuna que podía haberse ahorrado.



El club sabe que Alves quiere quedarse. En Barcelona y en el Barça. Pero, como bien dice Alves, el club tampoco quiere negociar su deseo a cualquier precio. Él dice que no se siente valorado y el club entiende que él tampoco valora al club y lo mucho que el club ha hecho por él.  Alves vende la idea de que se ha dejado el alma por el Barça. Pero no ha sido gratis. Ya ha cobrado lo pactado por eso. Él es el primero que sabe que en ningún lado estará mejor que aquí. Pero ha querido tensar la cuerda y le puede salir mal. Todas sus renovaciones han sido polémicas. También lo fueron en el Sevilla, en donde llegó a declararse en rebeldía, negándose a jugar un partido europeo, porque no accedían a su traspaso. Luego, con Pep Guardiola en el Barça, fue uno de los señalados por el técnico para abandonar el club en el caso de que él siguiera en el banquillo del Camp Nou. Rosell no quiso acceder a sus peticiones, entró Tito Vilanova y el futuro de Alves se solucionó. E Barça no va a entrar en ese juego. Y si insiste en que se quiere ir y en no aceptar la oferta que le ha planteado el club, le abrirán las puertas de par en par. Tanto derecho tiene él de defender sus intereses particulares como el Barça de defender los suyos.


Deja tu Comentario