2017-05-03 17:05 FC Barcelona Por: Administrador

La versión del “pistolero” de Cornellà



El último derbi entre Espanyol y Barcelona dejó una gran noticia sobre el césped pero una desagradable nota desde el graderío blanquiazul. Según se supo tras el encuentro, un aficionado vestido con la camiseta del Barcelona acudió al estadio con una pistola de fogueo y la utilizó para amenazar a los diferentes aficionados pericos que se le acercaban. El nombre de este señor ahora se ha hecho público y, de hecho, ha explicado el porqué de su actitud en Cornellà-El Prat.

El aficionado que entró la pistola a Cornellà-El Prat se confiesa

José Manuel Pérez, de 53 años, se ha presentado esta misma mañana en la redacción de un diario de Barcelona con la intención de explicar el suceso. Lo hizo cojeando porque, según explica, varios aficionados se abalanzaron sobre él para reducirlo. "Yo disparé en Cornellà. Llevaba una pistola de fogueo. No puse en peligro a nadie, pero lamento haberlo hecho", explica en la entrevista. "Creo recordar que era la silla 12 de la fila 11", describe sobre la entrada que compró por 153 euros para acudir solo al estadio. En palabras a El Periódico, José Manuel Pérez comenta que, tras el gol de Luis Suárez, se sacó la camiseta del Barça y la mostró como hiciera Messi en el Bernabéu, "mi gesto no gustó a los radicales del Espanyol, que estaban cerca y comenzaron a lanzar insultos. Recuerdo que un grupo de unos 40 saltó de su zona a la mía. Iban a por mí. Temí por mi vida y saqué el arma. Los encañoné y disparé dos veces. Como la pistola, una 38 automática negra, era de fogueo nadie sufrió daños. Pero ellos no lo sabían y huyeron. La gente de alrededor se asustó. Me redujeron. Llegaron los agentes de seguridad que me inmovilizaron y me llevaron a un pasillo interior, junto a un bar, donde me entregaron a los Mossos". Lo peor de este caso es demostrar la falta de seguridad que se da en los estadios. Según revela el autor de los hechos, no tuvo problemas para entrar la pistola: "Me registraron la mochila que llevaba pero no me cachearon. Llevaba la pistola escondida entre el ombligo y el pantalón. Ahora debo presentarme dos veces al mes y ya tengo una orden de alejamiento de los estadios de fútbol y de cualquier espectáculo público". ¿Por qué lo hizo? Pérez Díaz reconoció que tomó "unos chupitos", algo que está contraindicado si los combina con la fuerte medicación que asegura ingerir para combatir la depresión crónica que sufre. Es sí, explica que "tengo permiso" para llevar el arma. Ahora "debo presentarme dos veces al mes y ya tengo una orden de alejamiento de los estadios de fútbol y de cualquier espectáculo público", comentó al rotativo barcelonés.

Deja tu Comentario