2015-06-17 20:06 FC Barcelona Por: Administrador

Laporta descubre la traición de Abidal al Barça



Pedro Riaño

Eric Abidal no ha mostrado con el FC Barcelona la generosidad que el barcelonismo ha tenido siempre con él. Empezando por Carles Puyol y acabando por el último aficionado. Andoni Zubizarreta decidió en su momento que cuando dejó de ser un enfermo para convertirse en un futbolista más de 34 años su plaza estaría mejor cubierta por un chaval de 22 años que venía de Valencia llamado Jordi Alba y que sus servicios ya no eran necesarios. Abidal fue tratado durante su enfermedad con todos los honores. Cuando acabó la enfermedad y volvió a ser un futbolista más, no quiso entender que nadie es eterno y que el primer equipo del Barça no puede vivir de recuerdos. Abidal quiso quedarse a toda costa, a pesar de que le habían avisado de que no jugaría. Y se marchó disgustado. Quería seguir en la plantilla del Barça sin tener ya nivel para jugar en ella, como demostró posteriormente en el Mónaco y Olympiakos. Ni siquiera Francia se acordó de él para llevárselo al Mundial.



En su despedida Bartomeu le recordó que aunque ya no podía ser útil al Barça como futbolista, las puertas del club quedaban abiertas para él como persona y le garantizó una ocupación en el Barça cuando decidiera colgar las botas. Llegó ese momento y prefirió quedarse en el Olympiakos porque su oferta era mejor. Curiosa manera de devolver el cariño que había recibido en el Barça. Le gustaba más quedarse en el Olympiakos.

Así mostró Abidal su barcelonismo, en función de la oferta. Ahora, entrando a formar parte del equipo de Joan Laporta para las elecciones, se descubre el pastel. Abidal, llevado por el resentimiento hacia quien no hizo más que aceptar la decisión de sus técnicos, ha demostrado que es más laportista que barcelonista de acuerdo al concepto sectario que Laporta tiene de lo que es el barcelonismo. Abidal se lo ha perdido. Pudo ser un símbolo de la historia del club y se ha convertido en un peón al servicio de Laporta para servir de gancho en la obtención de votos. En eso se ha convertido Abidal, en un buscavotos. Alguien debería explicarle que el Barça está por encima de sus presidentes y de sus candidatos.

El Barça le ofreció trabajo, pero él ha preferido trabajar para Laporta. Retratado queda.




Deja tu Comentario