2015-10-30 17:10 FC Barcelona Por: Administrador

Las agresiones de Cristiano valen lo mismo que la concha



Sucedió en Córdoba la temporada pasada. Cristiano Ronaldo fue expulsado por la violencia física desplegada contra dos rivales. A uno le propinó un patadón y al otro un puñetazo. Y para redondear la faena se fue del campo con un gesto provocativo hacia el público, limpiándose el escudo de campeón del Mundialito. Una forma de decir que de esas cosas no entienden en Córdoba. Una forma como otra cualquier de menosprecio hacia el público que paga.

Violencia, chulería y provocación en un jugaodor reincidente en las tres facetas. El asunto se saldó con dos partiditos de nada de suspensión. Javier Mascherano se acuerda de la concha de la madre de un asistente y es expulsado de inmediato, sin dudas. Dos partidos de suspensión. Vale lo mismo repartir garrotazos entre los contrarios que hablar de conchas. Es la vara de medir de un Comité de Competición que tolera la violencia y no permite la más mínima expresión hacia un árbitro. Es lo que hay en el fútbol español, en donde todavía hay quien duda de que la Liga está peligrosamente preparada para que la gane el Real Madrid. En el Chiringuito, un sujeto con título de tertuliano pedía doce partidos para Mascherano. ¿Y esto de Cristiano? Son anécdotas de los partidos sin mayor trascendencia.



¡Vergüenza!


Deja tu Comentario