2012-01-17 23:01 Real Madrid Por: Administrador

Las bajas condicionan el once de Mourinho



Defensa de tres, trivote en el centro del campo, dos delanteros… El planteamiento que utilizará José Mourinho en la ida de los cuartos de final de la Copa del Rey frente al Barça es toda una incógnita. El técnico madridista aún no ha desvelado el secreto más esperado, ni los propios jugadores saben quién jugará el miércoles. El portugués guarda un profundo hermetismo ante uno de los retos más importantes de la temporada, eliminar al eterno rival del torneo del KO.

Mourinho es consciente que este partido ambos equipos se juegan mucho, y que una victoria blanca podría suponer un golpe anímico tal que les dejara en clara ventaja tanto en la Copa como en la Liga. La eliminación del Barça dejaría al Madrid en semifinales de la Copa del Rey y con una ventaja de cinco puntos en la liga, situación que allanaría el camino a los merengues para conquistar los dos títulos.



El gran problema de Mourinho son las bajas. El Madrid llega más tocado a estos dos ‘clásicos’. A las ya inoportunas ausencias de Sami Khedira por lesión, y Álvaro Arbeloa por sanción, se suman las incógnitas de Pepe y Ángel Di María. El central portugués se ausentó este lunes de la sesión de entrenamiento matinal aquejado de una contusión en el cuádriceps derecho, mientras que el extremo argentino, que regresaba el lunes al trabajo con el resto de sus compañeros, podría haber sufrido una contractura en el entrenamiento del lunes que le impediría la normal participación en el encuentro del miércoles, según desvela el diario Marca. Los jugadores llegan con pinzas, pero llenos de moral. Saben que en su mano está el dar un tremendo golpe sobre la mesa y hacer ver que pueden disipar cualquier tipo de duda ante el eterno rival.

La idea del cuerpo técnico es no encajar ningún gol en el Bernabéu. Este hecho podría condicionar la vuelta, por lo que la contención, presión y crear dificultades en el centro será el objetivo del entrenador portugués. Así, llegados a este punto, parece complicado que apueste por dos hombres en ataque, y en cambio si que intente poblar el centro del campo con muchos jugadores que dificulten la creación de juego por parte del Barcelona, donde estos se sienten más cómodos. Esta situación puede darse colocando un trivote en el centro del campo, u optar por una defensa de tres con dos carrileros que sumaran esfuerzos tanto en defensa como en ataque.

La evolución de Di María y Pepe será clave para Mourinho. El luso tiene puesta la confianza en que ambos puedan llegar al gran partido y que sean calves en el esquema madridista. La energía y contundencia del central, sumado a los movimientos eléctricos y desbordantes del argentino, pueden ser una de las claves de la eliminatoria. Pero si estos no llegan el técnico luso tendrá balas de garantías en el banquillo, como Callejón o Varane, que podrían ser las grandes sorpresas de este ‘Clásico’.




Deja tu Comentario