2014-12-01 13:12 FC Barcelona Por: Administrador

Las bolas que Johan Cruyff le coló a Risto Mejide



Joan Tubau
Johan Cruyff se sometió anoche a las preguntas de Risto Mejide en su programa 'Viajando con Chester' . Y le coló al popular comunicador varias mentiras que encajó sin rechistar, probablemente producto de su desconocimiento del tema.
 
Recuerda que cuando fichó como entrenador del FC Barcelona "ya había tres jugadores vascos y fiché a cuatro más porque en aquel entonces los jugadores catalanes no eran valientes. Algunos no lo eran. Ahora ya es diferente". Él no fichó a ningún jugador vasco. Se los encontró en la plantilla cuando aterrizó después de que Núñez planificara los fichajes con Javier Clemente, que le recomendó a los futbolistas vascos para dar carácter al equipo. La valentía o la cobardía de los futbolistas catalanes nada tuvo que ver en ello.

"Yo era el jefe del vestuario. Y en el vestuario se sabe todo. También lo que gana cada uno. El número 10 no puede ganar más que el número uno. Soy un hombre que más o menos sé lo que vale cada uno, así que yo domino el tema del dinero en el vestuario. Siempre, toda la vida lo he hecho así". Por eso colocó a su hijo y a su yerno en la plantilla, lo que produjo malestar entre sus compañeros, a los que no se les pasó por alto el trato de favor que recibían. 

Y así explicó la marcha de Guardiola, como futbolista del Barça: "Con Pep, "el más grande"de la actual generación de técnicos salidos del Dream Teamdije que debía cobrar más, tenía un contrato de cuatro años. No quisieron. Les dije 'vale, que cobre durante dos temporadas lo que decís vosotros y si vale más, queda libre y se va...". Lo que no dijo Cruyff es que Joan Gaspart le ofreció a Guardiola un talón en blanco para que renovara por el Barça y que él pusiera la cantidad. Guardiola prefirió el glamour del Brescia antes que seguir en el Barça. Y se fue cuando el Barça no pudo cobrar un euro por él. 



Y descubrió cómo se preocupaba por la salud económica del club: "Hristo venía de Europa del Este. La gente de ahí era pobre, no sabía de dinero. Le dije qué tenía que pedir, y que si tuviera problemas dijera que lo había dicho yo".

También se autoadjudicó el éxito de las dos Ligas de Tenerife negando el peso que tuvieron los maletines que Núñez hubo de utlizar para que el Tenerife venciera al Madrid en la última jornada:"Creo que Nuñez nunca se atrevió a ofrecer maletines". Y sobre su destitución dijo: "eso me dio igual" -le daba igual que le echaran del Barça-   "lo que me dolió fue que no respetaran el contrato de mi hijo Jordi". ¿Y cómo lo iban a respetar si en su trayectoria posterior confirmó que no tenía nivel para jugar en el Barça?

 Sobre su idea del fútbol dijo: "el mejor será siempre el que domine el balón, porque solo hay un balón en el campo. Si lo tengo yo, no lo tienes tú, y mientras lo tengo yo, yo decido lo qué está pasando. Estoy bastante orgulloso porque ahora veo que muchos de aquellos jugadores  que estuvieron conmigo son entrenadores y repiten el proceso". Lo que no dice es que para tener el balón hay que disponer de jugadores que sepan tenerlo. Guardiola disfrutó de una hornada de futbolistas con los que se podía jugar así. Si no, no sirve de nada tener la pelota si no se sabe qué hacer con ella. 



Y recordó que cuando fichó por el Barça como futbolista fue porque tenía problemas de convivencia en el Ajax, para variar: "Cogí a mi suegro (Cor Coster). Me aconsejó, me dijo que no estaba recibiendo un trato justo por parte del Ajax. Yo tenía un contrato de juveniles, pero jugaba siempre en el primer equipo. Fuimos a hablar un día con la junta y les dije que no se estaban portando bien, que no me pagaban el sueldo del primer equipo. No era justo. 'No os portáis bien', les dije". Eso sólo se lo puede creer Risto Mejide. Cuando Cruyff fichó por el Barça con 26 años, ya había sido dos veces Balón de Oro y estaba considerado como el mejor futbolista del planeta. Es difícil creer que tuviera un contrato de juvenil cuando llevaba nueve años en el primer equipo siendo el mejor del mundo. 

Y dijo que no fichó por el Real Madrid porque "hubo problemas para ir al país de Franco". Y explicó su fama de pesetero: "Estamos hablando de hace 40 años, en ese momento la publicidad en el fútbol y en el deporte era muy poca. Y entonces llegaron las grandes empresas que querían que lleváramos la camiseta sin pagarnos (aludiendo a la Holanda en el Mundial de 1974). Yo les dije, 'tú vende la camiseta, pero sin mi cara; con mi cara hay que pagar'. Como no nos pusimos de acuerdo, quité una de las tres rayas oficiales y jugaba con dos. Tenía una camiseta diferente a la de todos". Así era Johan Cruyff.

Respecto al tema catalán ha dicho: "Yo entiendo el catalán, pero no lo hablo con los periodistas por un tema de matices y porque no les puedes dar ventaja. Yo soy de juntar a la gente y la cuestión catalana existe desde que llegué hace 40 años. Yo creo en el derecho al voto, eso no no se puede prohibir. Yo decido. Cuando fui al registro civil para inscribir a mi hijo Jordi querían ponerle 'Jorge' y les dije que no, que era Jordi, que era eso lo que debían poner". A su hijo le puso Johan, el de Jordi era el segundo nombre para tener contento al publico catalán. Tampoco ha recordado a Risto Mejide lo que dijo en Catalunya Ràdio hace unos años, en el programa de Toni Bassas: "es un error que los niños en Catalunya aprendan el catalán. Es más útil que les enseñen el inglés". 

Y afirma que él busca la reconciliación con la actual directiva, aunque no quiera pisar el Camp Nou desde que sus amigos no se sientan en el palco:  "yo, encantado". Tampoco le dijo a Mejide que su posición se ha suavizado desde que Rosell/Bartomeu se avinieron a pagarle, con el dinero del club, lo que Laporta le firmó para que su fundación subsistiera con la ayuda económica del Barça... sin preguntarle a los socios si querían que su dinero fuera a parar allí.


Deja tu Comentario