2012-04-23 15:04 Real Madrid Por: Administrador

Las cinco claves de Mourinho para ganar en el Camp Nou



1º Ser fiel a un ideario

José Mourinho no cambio sus planteamiento táctico por jugar contra el Fútbol Club Barcelona. En otras ocasiones el míster portugués decidió plantear el encuentro olvidándose de su propio estilo. Esta vez no fue así. El luso repitió el mismo once que venía usando en los partidos claves de la temporada, y los jugadores respondieron.



El Madrid jugó a lo que sabe. Excelente trabajo defensivo y vertiginosidad en ataque. Salir a la contra y aprovechar las debilidades del rival. El equipo no desentonó y ganó con maestría. Ni un solo pero.

2º Respeto, pero no miedo

El Madrid respetó en todo momento a su rival, no cayó el provocaciones como las de Dani Alves y lo dio todo. No había que tener miedos, ellos podían con el conjunto culé y la superioridad se vería reflejada en el marcador, como finalmente sucedió.



Más allá de lo que tuvieran en frente, el club blanco supo apostar por fortificar sus grandes bazas. El Madrid creo un enorme peligro y el Barça no supo capear el temporal.

3º Fortaleza atrás

Mourinho volvió a confiar en su defensa de las grandes ocasiones. Ni las críticas a Coentrão pudieron con el míster portugués, el cual volvió a confiar en su compatriota, el cual, junto a Arbeloa, Pepe y Sergio Ramos no le defraudaron.

Contundencia, clarividencia y lealtad a un estilo. La zaga blanca no tuvo problemas para parar las envestidas azulgranas, las cuales fueron mínimas por su excelente trabajo.

4º Acierto en los cambios

Al míster luso se le había criticado en muchas ocasiones a la hora de relegar a sus futbolistas en el tramo final del encuentro. Mourinho encontró la virtud y sacrificio en dos canteranos, Granero y Callejón. Sabía que ellos no les defraudarían, que lo darían todo, y así fue.

5º Festejo discreto

No había que alterar al personal, había que mantenerse comedido y demostrar que el Madrid es un equipo señor. Mourinho había hecho su trabajo, pero él no sería participe de la fiesta en público, solo los jugadores sobre el césped. Todo el mundo buscaba el gesto del luso, pero él no estaba allí. Él ya había ganado su partido. 


Deja tu Comentario