2017-03-01 23:03 El Soplo Por: Administrador

Las 5 claves de la renuncia de Luis Enrique



Fede Peris El anuncio de Luis Enrique de que la próxima temporada no seguirá dirigiendo al FC Barcelona no ha sorprendido a nadie en el club. Peleado con la prensa, cuestionado por sus propios jugadores y señalado por la junta directiva tras el descalabro de París, Luis Enrique ha optado por arrojar la toalla. Está cansado y le duele porque siente al Barça como su casa. Su renuncia obedece a 5 causas fundamentales:

1.-Está cansado de la presión que supone soportar a la prensa

El tema le ha superado. Ha conseguido unanimidad en su contra incluso entre la prensa amiga y predispuesta a apoyarle. Desde el club incluso le han llegado a llamar al orden por entender que su trato con los medios no era el que podía esperarse de un entrenador del FC Barcelona. La junta entendía que el trato con la prensa entra dentro del sueldo del técnico y que esa asignatura no la ha sabido aprobar. Y el tema le ha erosionado lo suficiente como para hastiarle. No soporta las ruedas de prensa.

2.-Señalado por la directiva

Precisamente a raíz de sus desafíos gratuitos a la prensa, y especialmente tras su enfrentamiento fuera de lugar con el reportero de TV3 en París, a Luis Enrique no le gustaron las insinuaciones de la directiva en este apartado, se sintió cuestionado y se molestó por entender que su cosecha de títulos en el Barça en sus dos primeros años le otorgaba el suficiente crédito como para obtener el apoyo unánime de la junta. Y se ha molestado por los comentarios que le han llegado de la zona noble del club.

3.-Cuestionado por los jugadores

En su primera temporada ya tuvo un aviso de sus jugadores en Anoeta, cuando Leo Messi se le enfrentó. Luis Enrique tuvo que reconducir la situación, dejar a un lado su idea de que en el vestuario no había más líder que él y someterse a los jugadores, que no le fallaron y ganaron el triplete. Luis Enrique consiguió reconducir su relación con Messi, pero sus detalles con jugadores como Aleix Vidal o Rakitic han avivado el fuego de la polémica. Luis Enrique se sentía respetado por sus jugadores, pero no querido. Era consciente de que muchas de sus decisiones no eran compartidas, sólo obedecidas. Y poco a poco el técnico fue entendiendo que el grupo se iba alejando de él y que no navegaban juntos en el mismo barco.

4.-Acabar bien la temporada

Luis Enrique se ha echado a un lado y lo ha anunciado antes de afrontar la fase decisiva de las tres competiciones en las que el Barça está inmerso con el fin de tranquilizar los ánimos del vestuario y repetir la experiencia de hace dos años y sacar lo mejor de ellos en lo que resta de temporada. Luis Enrique sueña con el triplete y era consciente de que sí todo seguía igual, no iba a llegar porque ha perdido la sintonía con ellos. Ha esperado hasta marzo porque quería convencerse a sí mismo de que la situación aún podía cambiar. Pero no ha cambiado. Luis Enrique ha entendido que su mejor contribución al club pasaba por anunciar su renuncia, convencido de que eso significará un repulsivo en el vestuario que ayudará a acabar la temporada a lo grande.

5.-No le faltan ofertas

Luis Enrique no ha decidido todavía lo que hará la próxima temporada. Pep Guardiola, su amigo, siempre le ha confesado que el año sabático que se tomó en Nueva York era lo mejor que pudo hacer. Y Luis Enrique se lo piensa mientras decide sobre las ofertas que le han llegado. La más importante, la del Arsenal inglés. Le apetece probar la experiencia de la Premier después de haber entrenado en Italia y podría sorprendernos instalándose en Londres, aunque no dirá nada sobre su futuro hasta después de que el Barça juegue su último partido de la temporada            

Deja tu Comentario