2013-02-27 13:02 Real Madrid Por: Administrador

Las claves del clásico: ¿Por qué ganó el Real Madrid?



1.-CRISTIANO RONALDO VUELVE A IMPONERSE A MESSI

Si en los primeros Clásicos desde que Cristiano Ronaldo fichó por el Real Madrid se hablaba de una desaparición total del portugués en los mismos (teoría que se extendía a las grandes citas, en general, del equipo blanco), cierta o no, ésta ha desaparecido por completo hasta tornar en un "viento opuesto". Cristiano acumula seis Clásicos seguidos marcando ante el Barça en el Camp Nou, y le hizo gol a los culés en seis de los últimos ocho enfrentamientos entre ambos. En sus últimas apariciones, además, no sólo ha resultado fundamental por sus goles, sino también por su capacidad de entender qué necesita el equipo ante el Barcelona: Espacios y velocidad a la contra, ayudas en la medular y combinaciones rápidas. Todo eso lo hizo perfectamente anoche. Además, Messi se ha ido diluyendo hasta perder en su duelo personal con CR7, que ahora domina los Clásicos por un gol de diferencia. La poca presencia del argentino en los últimos duelos entre ambos conjuntos pasa mucha factura. Lleva dos sin anotar.



2.-EL MADRID HA ENCONTRADO LA FÓRMULA PARA ANULAR EL "MODELO BARÇA"

Definitivamente, plantear los partidos contra los azulgrana ya no supone un problema para el equipo merengue, que ha ido puliendo su estrategia con el paso de los años y de los duelos. El Madrid sabe defenderle al Barça cada vez mejor. Sabe achicar espacios y adelantarse a los futbolistas culés en los rechaces defensivos, detalle muy importante que elimina la aparición de segundas jugadas con la defensa descolocada. Además, ha ido mejorando en sus prestaciones ofensivas, que a su vez utiliza para defenderse. Entiende que debe medir los tiempos según transcurra el partido y cada vez elige mejor los momentos en los que meterse atrás porque el juego del rival lo requiere, o apretar y adelantar las líneas. El Madrid le ha tomado la medida a un Barça a través de la evolución táctica, mientras que los azulgrana no tienen nada nuevo que ofrecer desde hace tres temporadas. Ayer intentaron renunciar a su estilo, pero ni eso bastó.

3.-LLEGAR EN PLENITUD FÍSICA AL MOMENTO CLAVE DE LA TEMPORADA



El curso pasado, se dijo que faltó un punto físico en el equipo blanco que podría haber decantado la eliminatoria de semifinales de Liga de Campeones ante el Bayern de Múnich a su favor. También se habló del tema físico en la Copa del Rey ante en Barça. Mourinho ha optado por tener a sus jugadores en plenas condiciones físicas a estas alturas de la campaña, lo cual ha reportado problemas en la Liga. Pero, ahora que llegan las exigentes eliminatorias europeas, el equipo está más fresco que, sin ir más lejos, el Barça anoche. En la ciudad Condal, sin embargo, hablan de bajón de forma.

4.-PRESIÓN ALTA, ROBOS RÁPIDOS Y RAPIDEZ EN LA CIRCULACIÓN. QUE EL BARÇA PRUEBE SU PROPIA MEDICINA

Dentro de ese estilo que ha creado el Madrid para enfrentarse al Barça, la clave está en atacar a los culés con sus propias armas en algunos aspectos. Para empezar, el Real Madrid adelantó mucho su línea defensiva anoche en el Camp Nou. Combinado con una presión incansable por parte de los delanteros y de los centrocampistas, el Barça apenas pudo realizar su juego. Xavi estuvo más perdido que nunca en la distribución, y Messi se perdió en un bosque de piernas rivales. Sin la posesión orientada hacia su fútbol vertical, el Barcelona se convierte en un equipo insulso con el esférico en su poder, y muy débil sin él. Todo ello explica que, al final, con 0-3 en el marcador, el Real Madrid se permitiera el lujo de tocar y tocar y marear al equipo culé en su propio estadio, jugando a su estilo. Es fruto de un trabajo de erosión constante que se llevó a cabo durante la primera mitad. Y, por supuesto, los robos rápidos en lugares de peligro fueron fundamentales. En combinación con el mejor contragolpe del mundo, como es el del Real Madrid, el equipo de Mourinho se vuelve letal.

5.-LA OBSESIÓN POR GANAR HA DADO LA VUELTA AL COMPLEJO DE INFERIORIDAD

El Real Madrid ha hecho gala de una voluntad increíble para doblegar a un Barcelona que, por qué no reconocerlo, había mellado la psicología del equipo blanco. Eso sucede ahora justo al revés. Para el Barça, resulta cada vez más incómodo jugar ante los blancos y cada nuevo envite les supone a los azulgrana una mentalización plena y un esfuerzo máximo. No hay cambio de planes para ellos desde hace tres campañas y se nota bastante desgaste en el modelo. Y ese desgaste conduce a la incapacidad para hacerle daño a su eterno rival, que ahora, se ha metido en su cabeza.


Deja tu Comentario