2013-02-27 15:02 FC Barcelona Por: Administrador

Las claves del clásico: ¿Por qué perdió el Barça?



1.- BAJÓN FÍSICO ALARMANTE

El partido fue un quiero y no puedo para los jugadores del Barcelona, que llegaban tarde y mal al balón, que no pudieron imponer su estilo de juego y que vieron cómo era el rival el que les hacía correr detrás de la pelota. Se cambiaron los papeles. El Real Madrid era el que tocaba el balón, el que controlaba el juego y el que dominaba la posesión. El ciclo del estado físico  del equipo blaugrana contempla picos al alza y a la baja. Después de una intensa preparación orientada a llegar a Navidad a tope, enero y febrero son meses de bajón a la espera de una recuperación en marzo que debe llevar al equipo a alcanzar abril y mayo a tope. Fallaron las fuerzas y el Madrid ganó claramente la partida en la faceta física. El problema es saber si dentro de quince días, cuando el Milan visite el Camp Nou, se habrá producido una mejoría en este aspecto.



 

2.-FALTA DE LIDERAZGO Y MOTIVACIÓN

El Barça está sin entrenador, esto es una evidencia. Una plantilla como la del Barcelona, repleta de cracks, no necesita que nadie le enseñe a jugar a fútbol. La figura del entrenador es vital para desempeñar un liderazgo a nivel de motivación. El líder no está por las razones de todos conocidas. Y Roura, que es una excelente persona, despierta más cariño que respeto entre sus jugadores. El Barça está descabezado sin un líder en el banquillo que tire del carro. No es culpa de nadie, pero es una evidencia, un hándicap que juega en contra de los intereses barcelonistas. Este equipo no tiene hambre de triunfos porque ya lo ha ganado todo. Por eso necesita de un líder que tire del carro y trabaje con los jugadores la faceta psicológica obligándoles a ganar. Desde Nueva York no se pueden ganar partidos.



 

3.- LOS CRACKS SE AUSENTARON

Seguramente afectados por el factor numero 1, el del bajón físico, los hombres que tienen que marcar diferencias en el Barcelona no lo hicieron. Messi no estuvo. Xavi no dirigió. Iniesta pasó desapercibido. Alves no subió por la banda. Puyol está desconocido. Pedro sólo puso voluntad. Cesc fue un jugador vulgar. Villa salió demasiado tarde y Tello precisa de más protagonismo en este equipo. Los jugadores que tenían que marcar las diferencias no lo hicieron y, además, se pusieron todos de acuerdo para coincidir en el naufragio en el mismo partido.

 

4.-LA AUSENCIA DE PEPE Y LA TRANSFORMACIÓN DEL MADRID

La ausencia de Pepe durante la mayor parte del partido permitió al Real Madrid dedicarse a jugar a fútbol y dejarse de marrullerías y malos modos. El Madrid sin Pepe es otro, al menos lo fue en el Camp Nou. Una tarjeta amarilla en todo el partido para un equipo que en sus últimos 15 enfrentamientos con el Barça mantenía un promedio de 4,5 tarjetas por encuentro. El dato es elocuente. La autogestión de los jugadores que han decidido dedicarse a jugar en lugar de sacar a flote sus más oscuros instintos, como les pide su entrenador, fue decisiva. Sergio Ramos y Xabi Alonso estuvieron impecables, algo que no es habitual cuando tienen al Barça delante. Desobedecieron a Mourinho y descubrieron a un Real Madrid imperial.

 

5.-EL VILLARATO CAMBIA DE BANDO

Undiano Mallenco se sumó al festival blanco. Aseguraban desde Madrid que las palabras de Jordi Roura le iban a condicionar y que arbitraría presionado. Si las sandeces, calumnias y demás bobadas que los portavoces mediáticos serviles de Florentino han inventado durante el reinado del Barça fueran ciertas, si el villarato fuera una realidad, las palabras de Roura deberían haber sido suficiente aviso para que Undiano se pensara muy mucho señalar el penalti. Lo vio y lo pito. ¿Y el villarato? Parece que ha cambiado de bando. A un equipo le pitan penaltis a favor, al otro no. A un equipo no le pitan penaltis en contra, al otro sí. Es evidente que Undiano sí actuó muy presionado... por la prensa de Madrid. Se comió un penalti a Cesc, otro a Pedro y perdonó la expulsión a Arbeloa antes del descanso. El partido hubiera sido otro con el Madrid en inferioridad numérica, pero ayer no tocaba. La Liga para el Barça y la Copa para el Madrid, como está mandado.


Deja tu Comentario