2016-04-29 14:04 Real Madrid Por: Administrador

Las claves para entender el divorcio de los jugadores con los médicos



La plantilla del Real Madrid está completamente en contra de los servicios médicos del club. No hay confianza en la manera de trabajar del doctor Olmo, el jefe del departamento, a quién responsabilizan de la plaga de lesiones que atesoran ahora mismo los jugadores. Además, están indignados con la decisión de Florentino Pérez de otorgarle plenos poderes a Olmo en 2014 haciendo caso omiso a las contrarias opiniones de los jugadores, que se negaban a que se diese esa posibilidad. Ahora ya no hay vuelta atrás. La relación entre los médicos y los futbolistas está rota, y hombres como Cristiano o Benzema se las ingenian a su manera para eludir a los médicos del club. El portugués acudió a una clínica por su cuenta y el francés se está tratando con el fisioterapeuta Juan Muro, que curiosamente fue despedido del Real Madrid el pasado verano. La guerra entre jugadores y médicos es una realidad. Las claves para entender este divorcio son claras. La primera ya está comentada, y es la llegada del doctor Olmo al club. Sus métodos siempre han estado en cuestión (intentó sin éxito tratar a Woodgate) y acabó echando pestes del preparador físico de Ancelotti, Mauri, haciéndole responsable de las lesiones que le impidieron lograr títulos en aquella nefasta segunda vuelta del equipo blanco tras el Mundial de Clubes. Además, tras lograr que el presidente echase al italiano, Olmo despidió a Pedro Chueca, fisioterapeuta muy querido por los jugadores, lo que les puso en su contra.

Olmo y su equipo de médicos obtuvieron demasiado poder

Además, el doctor se cargó al organigrama médico del club y puso al suyo propio, creando más crispación en la plantilla, que no entendían porque de la noche a la mañana Olmo se había convertido en el mandamás del departamento médico. Además, sus diagnósticos y su forma de trabajar han sido lamentables. La mala preparación física ha hecho que se acumulen 26 lesionados musculares en menos de una temporada entera, entre Benítez y Zidane. Por último, se cree que el poder que tiene Olmo se lo gana filtrándole al presidente las confidencias del vestuario.




Deja tu Comentario